"Hoy en día, ni Europa ni EEUU necesitan inmigrantes"

O. MOSNIAGU-L. MENÉNDEZ
-

La galardonada autora francesa (Premio de Literatura de la UE) Gaëlle Josse publica en España 'El último guardián de la isla de Ellis' (Ático de los Libros), una emocionante novela sobre la identidad y la emigración

"Hoy en día, ni Europa ni EEUU necesitan inmigrantes"

¿Por qué esta historia? ¿Cómo surgió la idea de escribirla?
Esta historia nació sobre todo el seísmo emocional que sentí cuando visité la isla de Ellis como una simple turista. Me conmovió el lugar, lo que allí aún palpita, los muros que vibran y las paredes en las que resuenan los destinos que por allí pasaron, unos 12 millones de personas venidos de toda Europa, de Irlanda a Ucrania, de Suecia a Sicilia, huyendo de la pobreza o de las persecuciones políticas y religiosas, con la esperanza de empezar una nueva vida. Todas las fotografías y las imágenes se clavan en tu retina y te apelan: no podía olvidarlas, olvidar sus recuerdos, las maletas, sus huellas. Unas semanas después de volver me puse a la obra para escribir la novela, que echó a andar casi sin que yo lo decidiera. 
La labor de investigación debió ser dura a nivel emocional por indagar en la vida real. 
Visité muchos lugares, americanos, alemanes, italianos, noruegos, y también visioné películas de archivo, escuché las canciones del exilio italianas o armenias. Fue un trabajo indispensable, que consistió en impregnarme del momento histórico, y que me dio apoyo a la hora de ponerme a escribir. Sentía de manera apasionante la necesidad de descubrir lo que había sido ese lugar: la esperanza y la puerta de libertad de tanta gente, pero también la derrota y las lágrimas, las separaciones, después de investigaciones, de cuestionarios, de exámenes médicos tras los cuales debían demostrar que no serían un peligro ni una carga para la gran América. 
En una trama como esta, inspirada en hechos reales, ¿se implicó con sus personajes?
Cuando escribo soy todos los personajes, siento todas las emociones, no se trata solo de contar una historia, cosa que me parece menos interesante, sino de implicarse, alimentándola de vivencias, de recuerdos, de emociones, de preguntas, de sentimientos, de sensaciones que son mías. Eso y solo eso es lo que da intensidad al texto, una vibración particular, una sinceridad aún si se trata de una transposición, de cosas filtradas, decantadas. Son las experiencias vitales las que me interesan.
En el libro menciona el sueño americano, y con la actual crisis migratoria en América es imposible no pensar qué hay detrás. 
La crisis migratoria actual es el contrapunto, o el espejo, de este libro. En todas partes, en todos los momentos de la Historia, la gente huye de la miseria y de las persecuciones, y nada les impedirá subirse a un barco, arriesgando su vida, mientras crean que más allá les espera un futuro posible y mejor. América necesitaba inmigrantes para sus fábricas, para construir sus rascacielos, para sus carreteras. Hoy, ni Europa ni América necesita a los migrantes, porque se enfrentan a sus propias dificultades, pero el problema migratorio sigue presente. 
Yparece de difícil solución.
Es un desafío para la sociedad actual, que está atrapada entre el rechazo irreal y el acogimiento masivo, también irreal. ¿Cómo ser realista y humano al mismo tiempo? Sí, es un inmenso desafío.