Osasuna vuelve a casa en Primera

Gonzalo Velasco
-

Los rojillos no han ganado sus dos primeros partidos en Primera en el siglo XXI. Sí lo lograron sólo una vez en las dos últimas décadas. Fue en Segunda (2015-2016)

Osasuna vuelve a casa en Primera

Un tanto de Chimy Ávila permitió a los navarros sumar tres puntos en su retorno a Primera división. Un debut soñado. Algo solo logrado en dos ocasiones en la máxima categoría en este siglo. Ocurrió en la temporada 2003-2004, cuando Osasuna ganó 0-2 en Albacete; y en la campaña 2005-2006, venciendo por 2-1 al Villarreal. Sin embargo, en ninguna de estas dos ocasiones anteriores en las que ha arrancado la competición con triunfo, los navarros pudieron repetir en la segunda jornada. Es más, los rojillos acabaron perdiendo el siguiente partido (0-1 contra el Valencia y 1-0 ante el Betis, respectivamente).

Hoy, frente al Éibar, Osasuna puede romper este maleficio del presente siglo. Es algo que sólo ha logrado en una ocasión en las dos últimas décadas. Lo logró en Segunda división, categoría en la que ha militado cuatro de estas veinte campañas. Fue en la temporada 2015-2016 cuando, tras ganar 0-2 en el campo de la Llagostera, el conjunto navarro derrotó al Mirandés en el estadio de El Sadar. Osasuna no alargaría mucho su racha pues perdería en Almería en la tercera fecha del campeonato liguero.

No es habitual que Osasuna debute con triunfo. Sólo ha ocurrido en cinco de ocasiones en el presente siglo (tres en Primera y dos en Segunda)

Las obras no impiden el debut en casa

El estadio de El Sadar está siendo remodelado desde que finalizara el curso pasado. Además de un 'lavado de cara', también se va a ampliar el aforo hasta los 24.000 espectadores. Las obras se están realizando por fases con el objetivo de causar el menor perjuicio una vez el balón ha echado a rodar. El aforo actual se ha reducido provisionalmente a las 17.000 localidades; motivo por el cuál el club rojillo no abrió periodo de nuevos socios a pesar del ascenso a Primera. No habrá problemas para que los aficionados acudan al partido frente al Éibar. Faltará por rematar ciertos aspectos en el interior pero que no afectan al espectador.