Cata de vino virtual, para aprender y después celebrar

-

Será una "cata virtual" y en directo, este jueves a las 12,00 horas en la cuenta de Instagram @bodegasprincipedeviana.

Cata de vino virtual, para aprender y después celebrar - Foto: NATV

Las bodegas Príncipe de Viana han organizado una novedosa “cata desde casa” que se adapta a través de las redes sociales al obligado confinamiento domiciliario y a su vez aprovecha el mayor tiempo libre de los ciudadanos que quieran conocer cómo valorar mejor los vinos, quizá para brindar con ellos con más aprecio cuando llegue el final de la pandemia.

Será una “cata virtual” y en directo, este jueves a las 12,00 horas en la cuenta de Instagram @bodegasprincipedeviana, en la que la enóloga Isabel López de Murillas dará pautas para reconocer las características de los vinos, en esta primera sesión con la propuesta de dos blancos de la bodega, el Chardonnay 2019 y el Vendimia Tardía 2017.

En declaraciones a Efe López de Murillas ha señalado que el repentino confinamiento de la población ha anulado otras sesiones que hacían de forma presencial en la bodega, con catas y maridajes habituales, por lo que esta idea a través de Instagram es “una buena manera de contribuir a motivar a la gente que no tiene otro remedio que quedarse recluida”.

“Es una iniciación a la cata para que la gente tenga unos conocimientos. No se trata de conseguir expertos sumilleres pero sí de dar las ideas básicas de una manera didáctica y que se puedan descubrir algunos secretos del vino”, indica.

En la primera sesión en este formato se catarán dos vinos blancos de la bodega, aunque los conceptos se pueden aplicar a otras marcas y variedades, ha señalado la enóloga, que reconoce que, dado que se trata de una sesión virtual, “será el sentido del oído el que va a funcionar”.

Al final de la sesión los participantes podrán enviar también preguntas sobre lo escuchado, ha indicado para valorar también que, dadas las características de la conexión, el público puede ser de cualquier lugar del mundo, algo que también ayuda a acercar al vino navarro a otras latitudes.

El confinamiento al que en estos momentos obligan las medidas adoptadas contra el coronavirus “puede ser un buen momento para descubrir el mundo del vino a alguien que lo tenía un poco aparcado. Su consumo no es solo a nivel social, sino también a nivel personal, con la pareja o con quien tengas cerca, para poder descubrirlo y servir de compañía”.

López de Murillas, quien recuerda que Séneca ya dijo que “el vino lava el alma y cura la tristeza”, apunta al respecto que en estos momentos con su consumo en casa “tampoco se trata de emborracharse sino de descubrir sus secretos y apreciarlo”.

Ellos continúan trabajando en la bodega, donde “no podemos hacer teletrabajo. El vino es un ser vivo, necesita atención, no es como un tornillo que tu lo dejas y ahí se queda. El vino precisa una serie de cuidados y no puedes relajarte porque, si no, a nivel cualitativo va a ser un desastre”.

En cualquier caso, reconoce que esta situación pasará y entonces “la celebración debe ser por todo lo alto. Yo aprovecharía para hacer una comida o una cena espectacular con la familia y maridaría cada plato con unos de nuestros vinos”, señala.

Para empezar, elige Albret el Alba Chardonnay 2019, el Mejor Vino Blanco con Barrica a juicio de la DO Navarra este año, con el que “sin duda abriría lo que sería la comida o la cena”, en la que el resto de los vinos dependerían del menú.

Sin embargo, la enóloga se aventura para el siguiente plato con un Príncipe de Viana Edición Rosa, una “innovación, porque los navarros estamos acostumbrados a nuestros rosados con color bonito. Ahora están de moda los rosados pálidos“, dice para definirlo como con “un tono mucho más tenue pero a nivel aromático muy sorprendente“.

“Como estamos aprendiendo cosas nuevas en este confinamiento, pues atrevámonos también en el vino y a no quedarnos en lo de siempre”, insta la enóloga.

Para el plato fuerte, de carne, sugiere “La viña de mi madre” de Albret, “un cabernet sorprendente, de una viña pequeñita que le da personalidad“ y que equipara a “esos espacios tan reducidos que tenemos ahora, que son las paredes de nuestra casa“.

De postre elige un “Vendimia tardía” de Príncipe de Viana, que es un vino dulce elaborado de uva chardonnay no de moscatel, “muy sorprendente, nada empalagoso, que deja un sabor de boca maravilloso que nos va a hacer olvidar todo lo pasado y emprender una nueva marcha con más fuerza”, señala con humor.

Todos estos vinos formarán parte de las catas que se sucederán en Instagram y que son “una forma fantástica de acercarnos a muchísima más gente”, señala Lara Munarriz, directora de marketing de las bodegas, que reconoce que en un sector “tradicional” como es el del vino, estas circunstancias de confinamiento también obligan a reinventarse.