"Soy feliz viviendo en las Bardenas Reales"

PAULA FERNÁNDEZ
-

Juan Manuel Conget es el único habitante del Parque Natural. Este pastor de Urzainqui disfruta de los inviernos en su cabaña y a pesar de no tener ni agua ni luz asegura que es el mejor lugar del mundo.

Durante siglos las Bardenas Reales acogían a cientos de pastores procedentes de las montañas navarras y de pueblos congozantes para pasar el invierno.  En sus cabañas se reunían y disfrutaban de unas buenas migas. Hoy es difícil que se junten mientras pastan las ovejas y más difícil todavía encontrar una persona que siga viviendo en este Parque Natural porque solo queda , Juan Manuel , conocido como "Froilán".  Este vecino de Urzainqui se traslada hasta esta cabaña por "afición".  Vive sin agua y sin luz durante los meses del invierno pero asegura que en peores condiciones ha vivido. Ahora tiene coche y acude a los pueblos cercanos a hacer las compras, comer o a charlar con los vecinos.  Hay personas que no entienden la decisión de "Froilán" y él responde tajante que es porque "soy feliz". Se conforma con disfrutar del paisaje y ver la lejaní a del horizonte. Un ejemplo de que la sencillez es extraordinaria. Son pocas las personas que necesitan poco para disfrutar de la vida y ello nos debe hace reflexionar. 

"Soy feliz viviendo en las Bardenas Reales"