Jornada escolar... ¿Continua o partida?

Macarena Baena (EFE)
-

La mayoría de los centros opta por impartir las clases seguidas por la conciliación, pero el primer informe de expertos sobre el tema apunta que el mejor horario no es el intensivo

Jornada escolar... ¿Continua o partida?

Jornada escolar partida o intensiva. Esa es la cuestión que, desde hace años, se plantean padres, alumnos y profesores, con detractores y defensores que, hasta ahora, no contaban con ningún estudio científico riguroso sobre las ventajas o inconvenientes que estos horarios tienen para los escolares.
Han sido los pediatras valencianos los que han dado el primer paso posicionándose sobre este controvertido asunto de manera clara en un informe que no deja lugar a dudas: «La jornada escolar partida mejora el rendimiento de los niños y adolescentes». En el documento, la Sociedad Valenciana de Pediatría (SVP) aconseja incluso que se retrase la hora de inicio de las clases y que el comedor escolar sea considerado «un elemento educativo trascendental».
Desde la Asociación Española de Pediatría, el coordinador del Comité de Promoción de la Salud, Gerardo Rodríguez, califica el informe de sus colegas de «muy sensato desde el punto de vista científico y de promoción de la salud» y aboga por alcanzar una solución consensuada entre todos los agentes implicados en la educación, primando el beneficio del alumno.
Los pediatras argumentan que la jornada partida se adecúa mejor a los ritmos biológicos de los escolares, ya que favorece el sueño y su rendimiento académico, especialmente en de los adolescentes.
Una tesis que también suscriben la Confederación Española de Asociaciones de Padres de Alumnos (Ceapa), la Federación de Movimientos de Renovación Pedagógica y la Fundación Jaime Bofill, que cuenta con varias investigaciones en las que expertos y pedagogos evidencian que la jornada intensiva es un modelo en retroceso en países más avanzados y que agrava las desigualdades y la segregación social.
El presidente de la Fundación Jaime Bofill, Ismael Palacín, va más allá y asevera que, tras años de estudios y análisis, defienden no solo la jornada partida sino un cambio integral del sistema educativo que tenga en cuenta la experiencia de los países más avanzados en Educación y cuente con la participación de todos los expertos: inspectores, pedagogos, pediatras, sindicatos...
«Lo primero es el bienestar de los alumnos y para posibilitarlo tenemos que generar el bienestar de los docentes y las familias, pero no anteponerlo al del estudiante, que es sagrado».
En España, tradicionalmente, había jornada partida pero, desde hace años, cada vez son más los centros que apuestan por la continua, en la mayoría de los casos promovida por el profesorado que alega, además de su derecho a conciliar, que el rendimiento de los niños es menor por las tardes. Una teoría que desmontan pediatras y pedagogos.
El horario de la jornada partida es, aproximadamente, de 9:00 a 13:00 y de 15:00 a 17:00 horas, mientras que la continua concentra la carga lectiva entre las 9:00 y las 14:00 horas. A partir de esa hora los alumnos, de forma optativa, pueden quedarse en el comedor y hacer actividades extraescolares.
Explican los pediatras que los horarios deben adaptarse al cronorrendimiento de los alumnos para mejorar su aprendizaje y sus resultados académicos, y así evitar las distracciones o la somnolencia que se pueden producir a lo largo de la jornada lectiva. Y que en la elaboración del horario escolar y el reparto de las asignaturas «hay que tener en cuenta que los momentos de mayor atención se producen a media mañana y en horario de tarde», indica el doctor Gonzalo Pin, jefe de la Unidad de Pediatría Integral y la Unidad de Sueño Infantil del Hospital Quironsalud Valencia y uno de los impulsores del documento.
Desde Ceapa, su vicepresidente, Miguel Dueñas, critica que durante años la jornada escolar se haya fijado en función de las necesidades de las familias y los profesores, y no del beneficio del estudiante. Ahora, lamenta, después de tantos años, la jornada intensiva está tan arraigada «que es muy difícil dar marcha atrás».

Comedor contra la obesidad

En el informe también hacen referencia al comedor escolar, un servicio que ya se ha eliminado de muchos de los colegios con jornada continua, y creen los pediatras que se debe favorecer que los más pequeños coman entre las 13:00 y las 14:00 horas y siempre con una dieta sana y equilibrada, algo que con la jornada intensiva no es posible.
En este contexto recuerdan que la obesidad ya está considerada una epidemia en España, donde tres de cada 10 niños tienen sobrepeso. Por ello, el comedor escolar debe considerarse un elemento educativo más.