Oier recibe la cautelar y podrá jugar frente al Atlético

Gonzalo Velasco
-

El capitán se suma a la expedición con lo que Arrasate deberá realizar un descarte de una convocatoria en la que entran Roncaglia, Aridane, Sergio Herrera, Brandon y Perea. Además de los lesionados, Unai García, Villar y Lillo no viajan por decisión

Oier recibe la cautelar y podrá jugar frente al Atlético - Foto: C. A. Osasuna

Prácticamente con el motor del autobús en marcha. Así es como casi se subía el capitán de Osasuna, Oier Sanjurjo, tras recibir la suspensión cautelar del partido de sanción que arrastraba tras su expulsión, por doble amonestación, en el último encuentro liguero. Es la decisión adoptada por el Tribunal Administrativo del Deporte al recurso interpuesto por el club rojillo. De esta forma, el navarro se suma a una expedición de 18 futbolistas facilitada horas antes por Jagoba Arrasate; con lo que el técnico vasco deberá realizar un descarte antes del partido frente al Atlético de Madrid.

La citación de Osasuna para visitar el Wanda Metropolitano presenta cinco novedades. Roncaglia retorna tras sanción; Aridane y Sergio Herrera lo hacen tras lesión mientras que Brandon y Perea vuelven después de ver el último partido desde la grada por decisión técnica. Los tres primeros apuntan al once titular en lugar en lugar de Moncayola, Raúl Navas y Juan Pérez. Éste último no será el cancerbero suplente tras no recuperarse al cien por cien después de jugar con molestias frente al Sevilla. Cardona y Barja tampoco están recuperados mientras que Unai García, Villar y Lillo se quedaban en Pamplona al ser los descartes de Arrasate.

Osasuna aspira a dar la sorpresa en el Wanda Metropolitano. Un estadio que no es desconocido para el recién ascendido rojillo pues ya jugó allí la pasada campaña. No fue contra el Atlético de Madrid ni en Primera; si no ante el Rayo Majadahonda en Segunda división. El duelo, disputado en la undécima jornada, finalizó con empate a uno. Villar adelantó a los rojillos en el 60. Ruibal igualó la contienda a trece minutos para la conclusión. Catorce meses después, Osasuna retorna al mismo estadio en superior categoría tras un año, el del ascenso, de ensueño.