Desde Amaya piden "protección" ante las "frecuentes" riadas

NATV
-

Pablo Navallas, gerente de la Sociedad Deportiva Amaya, instalaciones que están cerradas por la crecida del río Arga, ha lamentado que estén "completamente desprotegidos" de las inundaciones y ha pedido que les dejen "protegerse".

Navallas ha comentado a Efe que las instalaciones están cerradas porque el agua ha llegado a todos los puntos del recinto y la galería de las piscinas está inundada desde las cuatro y media de la mañana.

También están anegados los vasos de las piscinas, el gimnasio, el campo de fútbol y todas las inmediaciones del club deportivo. "Hay un metro de agua por todas las instalaciones", ha subrayado.
Desde Amaya piden Desde Amaya piden "protección" - Foto: EFE
El gerente ha señalado que Amaya "ha sufrido inundaciones toda la vida", pero en los últimos años "se están dando con más asiduidad; cada año o cada dos años padecemos estas inundaciones, que trastocan la actividad diaria de Amaya y el funcionamiento y mantenimiento".

Desde Amaya piden Desde Amaya piden "protección" - Foto: EFECuando baje el nivel del agua, ha dicho, "hay un trabajo muy importante que va a durar los próximos días y las próximas semanas para dejar todo en condiciones".

"Somos conscientes de que hay que vivir con el río, que estaba antes que nosotros, pero lo que sí nos gustaría es que nos dejaran protegernos, porque es un trastorno muy importante".
Desde Amaya piden Desde Amaya piden "protección" - Foto: EFE
Navallas ha reconocido que proteger el recinto de las riadas "es complicado", porque lo impiden los criterios de la Confederación Hidrográfica del Ebro, que dicen que "el agua tiene que venir y, después de venir, irse y no podemos levantar en la orilla del río grandes taludes que nos protejan a nosotros, porque el agua se tiene que ir por algún lado".

No obstante, ha considerado que se podría analizar si, sin perjudicar al medio ambiente, se puede dragar o limpiar esta zona del río, ya que "el cauce de nuestra zona se desborda con mucha facilidad".

"Hay algunas zonas limítrofes a estas instalaciones que se han ido protegiendo, a la altura de Burlada, en el otro lado del río, pero nosotros estamos aquí completamente desprotegidos", ha declarado.