Tu privacidad es importante para nosotros

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios, medir las audiencias, personalizar el contenido que ofrecemos y mostrarte publicidad adaptada a tus intereses mediante la obtención de los datos necesarios para perfilar tus hábitos de navegación e inferir grupos de interés.
Podemos asimismo utilizar fuentes de datos externas para elaborar estos grupos de interés, así compartir los análisis de navegación y los grupos de interés inferidos con terceros con el objetivo de personalizar contenidos y campañas publicitarias.
Puedes personalizar los propósitos para los cuales permites el uso de tu información, utilizando los siguientes botones:
Puedes también consultar la política de cookies al completo aquí.
Saber más

El tributo de las tres vacas

R.Beitia
-
Imposición de manos en señal de paz sobre la piedra de San Martín - Foto: Íñigo Yanci

Como cada 13 de julio la famosa piedra de San Martín, paso fronterizo natural que separa Navarra de Francia, ha sido el escenario de este legendario acto que presume de ser el tratado en vigor más antiguo de Europa.

Según consta en los escritos, en 1375, Navarra y Francia pusieron fin a unas disputas históricas entre ganaderos por el disfrute de los pastos de los valles del Roncal y de Baretous. Por medio de este tributo de tres vacas, los ganaderos navarros permitían el pasto a sus coetáneos franceses. Un compromiso de paz que se selló en la piedra de San Martín, en el tocón número 262 que marca la frontera.

El tributo de las tres vacas se renueva oficialmente cada 13 de julio sobre la piedra de San Martín - Foto: Íñigo Yanci
Los ganaderos franceses llevan veinte vacas y los navarros eligen tres - Foto: Íñigo Yanci
Las vacas tienen que ser "sine mácula" (sin manchas) y del mismo "astaje, pelaje y dentaje" - Foto: Íñigo Yanci
Autoridades del valle del Roncal (Navarra) y de Baretous (Francia) con la indumentaria tradicional de 1375 - Foto: Íñigo Yanci