El Ayuntamiento desmontará en marzo la pasarela del Labrit

NATV
-

El informe que una consultora externa ha realizado sobre la pasarela del Labrit de Pamplona concluye que "hay que desmontarla, retirarla y en un periodo breve de tiempo porque tiene problemas irresolubles".

El Ayuntamiento de Pamplona llevará a cabo el mes que viene el desmontaje de la pasarela del Labrit ya que el informe definitivo de la consultora externa contratada para evaluarla constata que ninguna de las soluciones estudiadas para repararla es viable técnica y económicamente y que, además, por razones de seguridad se tiene que acometer su “su pronta retirada”. Ese documento, elaborado por IDEAM S.A (Consultoría de Estructuras de Ingeniería Civil y Edificación), señala, entre otras cosas, que la cimentación existente no se puede reaprovechar y que las numerosas actuaciones de refuerzo que habría que llevar a cabo en todos los elementos principales obligarían al desmontaje total de la estructura y a la transformación de su geometría y diseño.

Estas conclusiones, así como el contenido del informe, han sido explicadas hoy a los integrantes de la Comisión de Urbanismo del Ayuntamiento tanto por los responsables del área como por los ingenieros que han liderado el equipo evaluador de IDEAM, Francisco Millanes y Miguel Ortega. Todos ellos han determinado, tras dos años y medio de estudio, alegaciones y reestudio, se puede resumir en dos de los párrafos del citado informe: en primer lugar se asegura que “la pasarela del Labrit, por sus condiciones de diseño, dimensionamiento y ejecución, no permite garantizar los niveles de seguridad y funcionalidad exigibles de acuerdo con el marco reglamentario y normativo vigente, por lo que no resulta apta para su puesta en servicio” y, por otro lado, se afirma que “dadas las necesidades de actuación que se requerirían para subsanar las deficiencias detectadas, entendemos que en la situación y configuración actual no es viable técnica ni económicamente su reparación y teniendo en cuenta su estado de conservación y el riesgo que presenta el descuelgue por corrosión generalizada de las placas inferiores, se propone su pronta retirada y plantear un nuevo diseño”.

Respecto al nuevo diseño, en la rueda de prensa posterior a la Comisión, el concejal delegado de Ciudad Habitable y Vivienda, Joxe Abaurrea, y la directora del área de Proyectos y Conservación Urbana, Cristina Arregi, han explicado que en abril está previsto que se convoque un concurso público de ideas y que, en función de su resultado y viabilidad, se tomará la decisión final sobre si se levanta o no una nueva estructura. De forma paralela, han señalado que el Consistorio pamplonés sigue trabajando en el expediente para determinar responsabilidades “a todos los nieveles”.

El Ayuntamiento desmontará en marzo la pasarela del Labrit
El Ayuntamiento desmontará en marzo la pasarela del Labrit - Foto:

El Ayuntamiento también valora sacar una contrata a concurso para revisar el estado de todos los puentes y pasarelas de la ciudad. “Es básico velar por la seguridad de la ciudadanía y visto lo que nos hemos encontrado en este expediente, entre presuntas irregularidades y aparentes negligencias, parece evidente que un ejercicio de responsabilidad es evaluar la situación de otras infraestructuras similares”, ha explicado el concejal.

Una actuación que ha costado al Ayuntamiento más de 1,2 millones de euros

La pasarela del Labrit se abrió al público en diciembre de 2010 y comunica peatonalmente el Baluarte del Labrit con el parque de la Media Luna a través de los fosos del Fortín de San Bartolomé. Tiene 73,5 metros de longitud, una forma de ‘Y griega’ y un peso que supera las 125 Tm. En febrero de 2016, apenas 5 años y dos meses después de su inauguración, se produjo el desprendimiento de algunas chapas, hecho que motivó la revisión llevada a cabo y que determinó, primero su cierre, y ahora su desmontaje y la necesidad de un nuevo diseño.

Recomiendan desmontar la pasarela del Labrit
Recomiendan desmontar la pasarela del Labrit - Foto:

La ejecución de la estructura de la pasarela tuvo un coste de 669.842,53 euros, suma que corresponde a su liquidación final, accesos, electricidad, control de calidad y seguridad. La puesta en funcionamiento de esta infraestructura requirió una inversión total de 1,1 millones de euros con cargo al Fondo Estatal para el Empleo y la Sostenibilidad Local (Plan E), del Gobierno de España. Posteriormente el Ayuntamiento de Pamplona ha realizado un gasto de 25.373,70 euros en el estudio de INTEMAC y de 48.400 euros en los análisis y los informes de IDEAM. En total este expediente, entre proyecto, ejecución y revisión ante posible colapso (riesgo confirmado ahora por los informes técnicos), ha costado al Ayuntamiento casi 1,2 millones de euros. A esto habría que sumar el coste del desmontaje que, en una primera estimación, se prevé que ascienda a entre 35.000 y 40.000 euros.

El diseño fue adjudicado por concurso al equipo constituido por Boreas Nuevas Tecnologías S.L., Óscar Pérez Silanes, Carlos Pereda Iglesias e Ignacio Olite Lumbreras. La construcción de la pasarela la llevó a cabo Arian Construcción y Gestión de Infraestructuras S.A y TEUSA Técnicas de Restauración.

Problemas tras cinco años en funcionamiento y cierre preventivo

En febrero de 2016 se produjo el desprendimiento de algunas chapas que conforman el cierre inferior de la pasarela. Tras recabar informes de los diferentes agentes de la obra, el Ayuntamiento encargó en junio de ese mismo año a la empresa externa Instituto Técnico de Materiales y Construcciones- INTEMAC la inspección y evaluación de la seguridad de la pasarela. En julio de ese año, el Consistorio recibió una nota previa que recomendaba el cierre de la pasarela debido a las dudas que existían sobre su estabilidad, medida que fue corroborada en el informe definitivo y que se puso en marcha ese mismo mes.

Este primer informe adelantaba que la pasarela presentaba daños debido a la corrosión excesiva del acero corten, no tenía capacidad para soportar las cargas para las que debía haber sido diseñada y ejecutada y apuntaba que había que tomar medidas de seguridad para evitar desprendimientos. Por ello, el Ayuntamiento colocó una red en septiembre de 2016. Teniendo en cuenta este informe, el Ayuntamiento abrió en 2016 y 2017 expedientes de depuración de responsabilidades donde se les dio audiencia a los partes implicadas. El equipo redactor presentó un informe defendiendo la idoneidad técnica del diseño de la pasarela en cuanto a su capacidad portante así como a la correcta ejecución de las obras.

Un proceso con garantías: 30 meses de estudios, alegaciones y dictamen definitivo

Al existir divergencia entre el informe de INTEMAC y el presentado por el equipo redactor, el Ayuntamiento decidió solicitar uno nuevo a la consultoría de Estructuras de Ingeniería Civil y Edificación IDEAM, empresa neutral recomendada por el departamento de Estructuras de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la Universidad de Navarra y sobre la que mostraron su acuerdo todas las partes implicadas. La consultora está especializada en diseño, cálculo, ejecución e inspección de puentes, pasarelas peatonales y otros tipos de estructuras singulares.

En las conclusiones preliminares del documento de IDEAM, presentado en octubre del año pasado, se alertaba de que la infraestructura no fue ejecutada de acuerdo a la documentación existente en el Consistorio, añadiendo que existían “serias dudas” sobre la capacidad de resistencia (capacidad portante) de la pasarela y que, en consecuencia, la pasarela debía permanecer cerrada hasta que se definiera la mejor forma de repararla. Concretaba que entre los daños podían señalarse la corrosión generalizada de los elementos metálicos situados entre el pavimento de madera y las chapas del cierre inferior de la pasarela, especialmente estas últimas. El origen estaría en la carencia de un sistema de drenaje adecuado que favorece la acumulación de agua de lluvia y de restos de suciedad. Además, se habían detectado defectos de soldaduras y de continuidad de elementos y el proyecto de ejecución carecía del grado suficiente de detalle para definir técnicamente la pasarela. Por todo ello, concluía que la pasarela debía permanecer cerrada al paso de peatones hasta que se presentase la segunda fase del informe, que es el que se ha conocido hoy.

Defectos estructurales de diseño y de ejecución

El informe definitivo evalúa la estructura de la pasarela, los defectos estructurales y las posibles líneas de actuación y de refuerzo. En el primero de los tres apartados se señala, a modo de resumen, que la pasarela tiene “una concepción estructural deficiente con aspectos como falta de capacidad de resistencia de la sección y de la parte superior; las cimentaciones no son rígidas y tienen desplazamiento horizontal por lo que la pasarela no funciona a modo de arco de acuerdo a su concepción; no se garantiza el empotramiento en el lado de la Media Luna y el diseño de un nudo central rígido no fue respetado en la construcción”.

Además, el informe recoge una serie de defectos de ejecución: corrosión generalizada de las chapas situadas bajo el pavimento de madera por carencias en el sistema de drenaje de la pasarela y por acumulación de residuos; posibles desalineaciones entre chapas inferiores; defectos generalizados en soldaduras; inexistencia de transición de uniones soldadas entre chapas de distinto espesor; abolladura en vigas principales; no ejecución de acuerdo al proyecto; y corrosión y aparente falta de tornillos en zonas de apoyos, entre otras incorrecciones.

Por último, se hace un análisis de las posibles líneas de reparación para concluir que la cimentación existente no se puede reaprovechar y que la construcción de nuevos micropilotes y la demolición del encepado (cimientos) para ejecutar uno nuevo requeriría el desmontaje de la estructura metálica. “Dado que la cimentación existente no se puede reaprovechar y que las numerosas actuaciones de refuerzo a llevar a cabo sobre la pasarela que suponen intervenir en el 100% de los elementos principales obligan al apeo y desmontaje total de la estructura y la transformación de la geometría y diseño de la misma, la repración no es viable”, concluye el informe.