Salud mental se propone poner el foco en el paciente

NATV
-

Humanizar la asistencia sanitaria a quienes padecen trastornos mentales y centrar la atención en la persona antes que en la enfermedad son algunos de los principios prioritarios que rigen el nuevo Plan de Salud Mental de Navarra 2019-2023.

Entre los primeros, la prevención de la enfermedad mental, la intervención precoz, la mejora de los recursos sociales y sociosanitarios para personas con trastorno mental grave, el abordaje del suicidio, o el uso racional de la medicación psicofarmacológica, se configuran como algunos de los retos en los que se incide especialmente.

Según el consejero Domínguez, estos objetivos “responden al compromiso estratégico de este Gobierno de proporcionar a la sociedad navarra una sanidad universal, accesible, equitativa y de calidad, dentro de un sistema público que ponga el centro de la atención la salud y el bienestar de las personas”.

Por su parte, Begoña Flamarique ha señalado como novedad del Plan la inclusión de 21 indicadores de resultados que permitirán realizar el seguimiento y cumplimiento de más de la mitad de los objetivos. Estos indicadores han permitido medir y conocer con exactitud la situación de partida, y establecer la meta a alcanzar en 2023.

III Plan de Salud Mental de Navarra 2019-2023

El documento presentado es la continuación del II Plan Estratégico de Salud Mental 2012-2016 y, con él, se pretende avanzar en la consecución de los objetivos pendientes y totalmente vigentes en la actualidad.

El plan apuesta por un modelo de atención comunitario que incluye la recuperación del paciente como meta, con equipos multidisciplinares que aborden de manera integral la continuidad de cuidados, incorporando a la persona usuaria en la toma de decisiones, favoreciendo su autonomía y con el compromiso profesional de utilización de la mejor evidencia científica disponible y el uso eficiente de los recursos.

Además, propone incorporar un modelo de atención de hospitalización más flexible, adaptado a las necesidades de las personas usuarias, lo que hace necesaria la dotación de una nueva infraestructura que contribuya y favorezca una atención más humana e individualizada.

Se plantean cuatro metas generales: mejorar la salud de la población; mejorar los cuidados y la experiencia de las y los pacientes; mejorar la eficiencia de la Red de Salud Mental de Navarra; y mejorar la implicación y satisfacción del colectivo de profesionales. Para ello, se han articulado cuatro ejes de actuación (potenciación del modelo comunitario, con medidas encaminadas a introducir la atención domiciliaria y rural; detección e intervención precoz, tomando como ejemplo el programa de intervención en primeros episodios de psicosis; disminución de la variabilidad clínica; y una atención centrada en la persona), 12 líneas de acción y 40 objetivos concretos.

Salud mental se propone poner el foco en el paciente
Salud mental se propone poner el foco en el paciente