Roscos, pastas y caramelos por San Blás

NATV
-

Ya se han instalado los 21 puestos de venta de roscos, pastas y caramelos con motivo de la festividad de San Blás.

La plaza de San Nicolás de Pamplona, con motivo de la festividad de San Blas, acogerá este lunes un mercadillo de dulces tradicionales, donde este año se ha autorizado la instalación de un total de 21 puestos de venta de roscos, pastas y caramelos.

El mercadillo, que se extenderá desde el paseo de Sarasate hacia la calle San Miguel, rodeando los porches de la iglesia, y en la propia plaza, será visitado por parte de la corporación municipal, encabezada por el alcalde de Pamplona, Enrique Maya.
La Plaza de San Nicolás acoge el Mercadillo de San BlasLa Plaza de San Nicolás acoge el Mercadillo de San Blas - Foto: ARCHIVO
En el mercadillo se podrán encontrar roscos, tortas, dulces, pastas y caramelos, siempre sin nata ni crema pastelera, ya que la venta de estos dos productos está prohibida en ese ámbito, al igual que la venta de pan.

La Plaza de San Nicolás acoge el Mercadillo de San BlasLa Plaza de San Nicolás acoge el Mercadillo de San Blas - Foto: NATVPor motivos de seguridad alimentaria e higiene, los productos deberán estar protegidos y fuera del alcance del público mediante la instalación de vitrinas, en su caso, debidamente envueltos, respetando las fechas de consumo preferente.

El tráfico en la zona se verá afectado desde primera hora de la mañana, cuando comience la instalación de los puestos. No obstante, una vez colocados en su ubicación, los puestos deberán dejar un espacio en la calzada para permitir el paso de vehículos de emergencia y limpieza.

Para hacer frente al incremento de residuos que previsiblemente se generarán en la zona, se reforzará el servicio de recogida y el número de contenedores instalados.

El punto final de la jornada correrá a cargo del grupo municipal de danzas Duguna-Iruñeko Dantzariak, que interpretará la soka dantza en el rincón de San Nicolás.

Se trata de una coreografía tradicional emparentada con las danzas en cadena, branles y farandoles que se bailan en el sureste de Europa desde finales de la Edad Media.

En Pamplona sólo hay posibilidad de contemplar esta danza en dos ocasiones al año, una en San Blas y otra por la festividad de San Juan.