Navarra se recupera de las 'tremendas' riadas

NATV
-

Las intensas lluvias provocaban este viernes una importante crecida de los ríos llegando a desbordarse en diversos puntos de Navarra y de forma más significativa en la comarca de Pamplona.

Navarra se recupera de las 'tremendas' riadas - Foto: Jesús Diges

GALERÍA

GALERÍA: Navarra, inundada

El caudal del río Arga comenzó a crecer este jueves a media tarde debido a las continuas lluvias y, ante la previsión de inundaciones, la Policía Municipal envió a la noche un primer aviso a los vecinos para que retiraran los vehículos próximos al río. A las 8,00 horas de este viernes han vuelto a reiterar esta petición.

A las nueve de la mañana se ha alcanzado el pico más alto en Pamplona, con 4,06 metros de altura y más de 500 metros cúbicos por segundo. A las 14,10 horas, la altura ya había bajado a 3,5 metros y el caudal, a 422 metros cúbicos.

La media de este mes del río Arga a su paso por Pamplona es de 0,9 metros de altura y 22,74 metros cúbicos por segundo, lo que da una idea de la importante crecida.

Una de las zonas más afectadas por la crecida ha sido la de la Ciudad Deportiva Amaya, donde el agua ha llegado a un metro de altura y ha inundado todas las instalaciones. Pablo Navallas, gerente de la sociedad deportiva, ha lamentado que estén "completamente desprotegidos" de las inundaciones y ha pedido que les dejen "protegerse" de unas riadas que cada vez son más frecuentes.

También hay en este momento una docena de carreteras cortadas en la zona norte y centro de Navarra, hasta la altura de Tafalla.

Desde el Gobierno de Navarra han señalado a Efe que aguas abajo podrían producirse algunos problemas en localidades como Ibero, Falces o Funes, población esta última donde está rota la mota de protección de los cultivos y una subida del cauce podría anegarlos.

En la Ribera de Navarra, han explicado, no se esperan inundaciones, ya que los embalses de Yesa e Itoiz están acumulando bien el agua del río Aragón, un cauce en el que desemboca el Arga y que es a su vez afluente del Ebro.

El alcalde de Pamplona, Enrique Maya, ha visitado esta mañana algunas de las zonas más afectadas en el barrio de la Rochapea, donde los vehículos estacionados en los aparcamientos disuasorios junto al río han tenido que ser retirados.

Desde Policía Municipal se recomienda extremar la precaución en la conducción ante la posibilidad de encontrar balsas de agua en la calzada.