Modric lidera al mejor Madrid de la campaña

SPC
-

El combinado blanco se reencuentra con su versión más brillante de la mano del croata y vence con claridad al Sevilla (2-0)

El Madrid brilla ante el Sevilla - Foto: Rodrigo Jimenez

Un gran gol de Casemiro y otro de Modric, el mejor del partido, premiaron la mejoría del Real Madrid, que derrotó por 2-0, a base de empuje y buen fútbol, a un Sevilla que extendió su mala racha en el Santiago Bernabéu, un estadio en el que lleva 12 derrotas seguidas.
Condicionado por las bajas, el cuadro blanco se quiso imponer a todo en el arranque. Fueron 15 minutos en los que estuvo perfecto menos en la definición, mostrando su falta de pegada, el gran hándicap de esta temporada. El bloque visitante achicaba, nervioso con el balón, pero sin sufrir en exceso, ya que los centros que culminaban los ataques madridistas no encontraban rematador.
La escuadra nervionense creció en el partido en cuanto tuvo más posesión y Banega se alejó de la inseguridad, conectando en la zona de máquinas con Franco Vázquez. Así, por la banda de Jesús Navas comenzaron a llegar centros repletos de peligro que hicieron recular a los locales.
Pudo adelantarse el equipo de Pablo Machín en un mano a mano de Escudero con Courtois que el hispalense mandó al lateral de la red.   La jugada dejó tocado al portero belga, que chocó con Carvajal. En el banquillo, sin Keylor Navas lesionado, estaba Luca Zidane.
El Madrid pasó entonces al ‘plan B’ y apostó por el contragolpe, pero de nuevo se vio perjudicado por su falta de un ‘killer’ arriba. Nadie lo intentaba y los avances madridistas morían en las carreras de Vinicius, que, ante su falta de puntería, encontró a Benzema en una jugada, pero el disparo del francés lo sacó abajo Vaclík.
Se repitió el guion en la reanudación. Salida en tromba del Madrid, que protagonizó los mejores minutos de la campaña. Cayeron del lado merengue numerosas  ocasiones sin que el marcador se moviera. Vinicius, activo, pero sin encontrar portería, Casemiro y Modric lo intentaron sin suerte. Igual que Ceballos, que se encontró con el larguero cuando buscaba la escuadra. 
Fueron momentos brillantes de los blancos, los mejores desde la llegada de Solari, que miró a su banquillo y solo le quedaba encomendarse a Isco, que tuvo 13 minutos para resucitar su magia, pero el malagueño no está. 
Sin embargo, de manera inesperada, llegó el premio a la fe merengue. Casemiro firmó un derechazo desde 30 metros y puso el 1-0 en el marcador. En plena euforia local, llegó el tanto que premió el gran partido de Modric, la brújula del cuadro local, que marcó el ‘tempo’ del choque como en sus mejores momentos. Carriço cometió un grave error en la salida del balón, el croata se lo robó y no perdonó para firmar la sentencia.