Los Alpes espera sin favoritos la semana fantástica del Tour

EFE
-

La incertidumbre por saber quién será el corredor que vista de amarillo por los Campos Elíseos se convierte en el factor determinante para que los grandes 'espadas' del pelotón afronten los últimos días de la ronda gala

Los Alpes espera sin favoritos la semana fantástica del Tour - Foto: Yorick Jansens/BELGA/dpa

"Podemos ver lo que nunca hemos visto en el Tour. No recuerdo un Tour como este". Son frases de Eusebio Unzue, director del Movistar, que tiene 37 años de experiencia en la carrera francesa.
Así resume una igualdad y una incertidumbre que anula cualquier pronóstico, y serán los Alpes y sus grandes puertos los que despejen la incógnita en una semana decisiva y apasionante.
Si el Tour salió vivo de los Pirineos con Alaphilippe de líder tambaleante, seguido de seis corredores en 39 segundos y Mikel Landa a 3.07 del podio, ahora con las tres etapas alpinas de alta montaña y dos finales en alto el Tour promete jornadas no aptas para cardíacos.
El pelotón descansó en Nîmes antes de la gran batalla. Los escaladores afilan las garras para la lucha encarnizada en las cumbres. Alaphilippe se debilitó en Prat D'Albis, pero el guerrillero del Deceuninck, si muere, será matando.
A unos metros de su hotel descansaron Geraint Thomas y Egan Bernal, las dos bazas del Ineos que optan a la cima del podio en París, prudentes y convencidos de la idea general: que en este Tour aún puede pasar de todo.
A la película que se avecina se apuntan más actores, como el holandés Steve Kruijswijk, tercero, y el alemán el alemán Emanuel Buchmman, metidos en el pañuelo de 39 segundos. Y en la frontera de las distancias "razonable", el resucitado Mikel Landa, quien dijo que no renuncia "a soñar hasta el último día". Entrará con el cuchillo entre los dientes en los Alpes a 4.54 del líder y a 3.07 de la tercera plaza, pero en su terreno.
El ciclista alavés pasó de la desesperación de la caída que le hizo perder 2.09 minutos al sexto y tercer puesto en las etapas pirenaicas. No se conforma con lo que tiene, quiere más y no se pone limites porque considera "que aún puede pasar de todo".
Avalado por su equipo, con Alejandro Valverde y Nairo Quintana al frente, el Movistar anuncia que no dará respiro a los rivales en los Alpes, sobre todo en las etapas del viernes y sábado con final en alto, Tignes y Val Thorens.
Si de igualdad se habla, también se coincide en que el francés Thibaut Pinot ha demostrado ser el más fuerte en Pirineos y se le señala como favorito. Podría ser el hombre que ponga fin a una sequía de 34 años de los franceses en el Tour. Queda lejos aquel 1985 de Bernard Hinault y a la afición francesa le vuela la imaginación.
También evidencian las dos primeras semanas del Tour que el Ineos (antiguo Sky), ya no domina la carrera como en años anteriores, los gloriosos de Wiggins, Froome y Thomas, y que ese aspecto, junto a la baja de Froome, ha abierto más la carrera.

Final incierto

Su líder galés tampoco ha demostrado solidez, y la promesa Egan Bernal, vestido de blanco, ha enseñado aciertos y debilidades. En definitiva, todo por decidir en un Tour de final incierto y que promete una semana de alta tensión de jueves a sábado.
Entre los españoles, Landa y Valverde, "sorprendido por estar con los mejores a los 39 años", ocupan las primeras plaza, séptimo y octavo. Enric Mas se olvidó de la general y del top-10 en un domingo fatídico que le arruinó poniéndole en zona anónima a 35.18 minutos del líder. El debutante mallorquín está todavía lejos de ser el sucesor de Alberto Contador.
Después de dos jornadas a repartir entre esprinters y aventureros, el jueves empieza la traca de montaña. La decimoctava etapa incluye en sus 208 kilómetros el Col de Vars (1a,9,3 km al 7,5por ciento) como aperitivo, seguido del Izoard (Especial,14,1 km al 7,3) y el Galibier (Especial, 23 km al 5,1por ciento). Desde la cima del coloso alpino 18 kilómetros de bajada hasta meta que pueden ser determinantes.
Llegan las dos jornadas con final en alto. El no va más. El viernes minietapa de 126 kilómetros entre Saint-Jean de Maurienne y Tignes. Menú del día con cinco puertos: la Montée D'Aussois (2a,6,5 km al 6,2), el Col de L'Iseran por la vertiente sur (Especial, 12,9 km al 7,5 y 2.770 metros de altitud, premio Henri Desgrange) y Montée de Tignes (1ª 7,4 km al siete), que desemboca en la meta.
El último cartucho será el sábado entre Albertville y Val Thorens, escalada cerca del cielo, a 2.365 metros de altitud. Día para que todo el mundo queme las naves. El último ascenso es eterno, de 33,4 km al 5,5 por ciento. Antes no habrá respiro, con el Comet de Roselend (1ª,19,9 km al 6), la Cota de Longefoy (2a,6,6 km al 6,5) y el citado "maratón" en subida hasta Val Thorens, en cuya cima habrá foto del podio final.
El domingo 28, tradicional excursión de homenaje al ganador, esta vez entre Ramboullet y los Campos Elíseos de París.