94 niños escapan del calor de Sáhara y disfrutan de Pamplona

NATV
-

La Asociación Navarra Amigos del Sáhara ha traído este verano a 94 niños, que residen con familias de acogida para escapar del calor del desierto.

El alcalde de Pamplona, Enrique Maya, ha recibido este mediodía a una veintena de niños saharauis que están pasando el verano en Navarra, así como a sus familias de acogida. Los menores han estado arropados por el delegado del Pueblo Saharaui en Navarra, Badadi Benamar, el subdelegado, Mohamed Gailani, y miembros de la Corporación municipal.

La visita se engloba dentro del programa de actividades que organiza la Asociación Navarra Amigos del Sáhara (ANAS) para el centenar de niños y niñas que cada verano acuden a la Comunidad foral para escapar del duro verano del desierto, donde se alcanzan los 60 grados de temperatura. Los menores provienen de los campos de refugiados de Tindouf, en el suroeste de Argelia, en los que viven más de 200.000 desplazados.

Aunque la asociación ANAS se constituyó como tal en 1997, ya dos años antes comenzaron los viajes de verano de los pequeños saharauis a tierras navarras. Cada año viajan cerca de cien menores, de entre 10 y 13 años. Este año han sido 94. Todos ellos salvo cuatro se alojan con familias de acogida, que además han sufragado el coste del viaje. Los otros cuatro menores presentan problemas de salud que requieren una atención más especializada y es por ello que pasan el verano con monitores saharauis en las localidades de Cáseda y Yárnoz.

94 niños escapan del calor de Sáhara y disfrutan de Pamplona
94 niños escapan del calor de Sáhara y disfrutan de Pamplona - Foto: Ayuntamiento de Pamplona

“Dos son niños que presentan una discapacidad motora en las extremidades inferiores y tienen que someterse a una operación para corregirla. Uno ya ha sido operado y el otro lo será a finales de mes. Además, otro menor fue diagnosticado con una diabetes Tipo 1 y otra niña tiene una enfermedad que hace que su cuerpo destruya las plaquetas, con lo que hay que tener mucho cuidado para que no se haga ninguna herida. Aunque no pueden ir a familias porque requieren una atención especial, creemos que es importante para ellos poder tener esta oportunidad como los demás”, explica Carol García, responsable de ANAS.

HASTA EL 8 DE SEPTIEMBRE

Los 94 pequeños llegaron a Navarra el pasado 9 de julio y regresarán a Tindouf el 8 de septiembre, después de dos meses en los que han tenido oportunidad de conocer una cultura distinta y vivir en un lugar tan diferente al campo de refugiados. En este tiempo, además de evitar los picos de calor extremo del sur argelino, han podido mejorar su alimentación y someterse a revisiones médicas para controlar su estado de salud.

De los 94 menores, alrededor de 40 han sido acogidos por familias de Pamplona. No obstante, las familias de acogida provienen de todos los rincones de Navarra, desde Baztan hasta la Ribera. Los niños y niñas saharauis pueden volver hasta un máximo de tres veranos. De hecho, el 60% de los que han acudido en esta ocasión lo hicieron también el año anterior.

La colaboración desinteresada de las familias de acogida es clave para la continuidad de estos programas, tal y como han trasladado desde ANAS al alcalde. La recepción con el alcalde de Pamplona no es la única visita institucional que realizarán los niños y niñas saharauis. También está en su agenda acudir al Parlamento, al Gobierno de Navarra, a la Federación Navarra de Municipios y Concejos, entre otros. La ilusión por conocer cosas nuevas se mezcla en la mayoría de los casos con las ganas por volver a casa y estar de nuevo con sus familias biológicas.