Caso Osasuna: Un policía ratifica la declaración de Vizcay

NATV
-

Un policía dice que las fechas y salidas de dinero de Osasuna coinciden con la declaración de Vizcay sobre amaños. Una inspectora afirma que llegaron a la conclusión de que la comisión económica del club estaba "vacía de contenido"

Caso Osasuna: Un policía ratifica la declaración de Vizcay

El policía instructor del denominado caso Osasuna ha afirmado este lunes que las fechas y salidas de dinero en efectivo del club en 2013 y 2014 coinciden con la declaración del exgerente del club Ángel Vizcay sobre los supuestos amaños de partidos.

En concreto, el instructor ha afirmado en el juicio del caso Osasuna que en mayo de 2013 hubo salidas de dinero del club por valor 680.000 euros y Vizcay explicó que se había amañado un partido para que Osasuna ganara y se había primado a otros dos equipos en sus respectivos partidos por un monto total de 700.000 euros. Según ha dicho el policía nacional, las fechas en que se producen esas salida de dinero y los partidos eran "muy cercanas en el tiempo".

En el caso del final de temporada de 2014, el instructor ha hecho un análisis similar. Además, ha abundado en el uso de teléfonos móviles para explicar una posible prima de Osasuna a jugadores del Betis para que ganaran al Valladolid.

En concreto, se ha referido a un número de teléfono a nombre de una persona que no existe y que supuestamente utilizaba el entonces jugador del Betis Xavi Torres -acusado en este caso-. Según el instructor, Vizcay apuntó a que era Torres quien usaba el móvil, "se geolocalizaba casi siempre cerca de su domicilio" y en vacaciones se ubicaba en el lugar de origen de este jugador. Desde ese teléfono se realizaron llamadas al exdirectivo de Osasuna Txuma Peralta, a Vizcay y al jugador del Betis Antonio Amaya -también acusado en el caso-. No obstante, ha señalado que no controlaron la ubicación del teléfono personal que utilizaba Xavi Torres.

Sobre el tercer jugador acusado, Jordi Figueras, ha afirmado que fue implicado también en este caso porque un informe de unos detectives privados que estaban siguiendo al jugador lo situó en la misma zona en la que se realizó una llamada desde el teléfono usado presuntamente por Xavi Torres. Igualmente, ha afirmado que en la investigación no se controló la geolocalización del teléfono personal de Figueras.

Preguntado por uno de los abogados defensores sobre si pudieron llegar a acreditar que efectivamente se efectuó un pago por predeterminar el resultado de un partido, el instructor ha respondido que "llegamos a la convicción con todas las informaciones, documentos, documentos posteriores del Ministerio de Hacienda, de que esa entrega de dinero se efectuó" a los jugadores. En todo caso, ha precisado que "no estuvimos en el momento que se estaba entregando el dinero".

El policía instructor encabezó la investigación policial del caso Osasuna por orden del titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Pamplona, tras la denuncia presentada por el club.

Se da la circunstancia de que el instructor trabaja actualmente en el área de integridad de la Liga, que ejerce como acusación en este caso. Según ha asegurado, no ha recibido ninguna indicación para realizar su declaración y, de haberse producido, no la hubiera aceptado. Fue contratado por la Liga en mayo de 2017 y su último informe en el caso Osasuna fue hacia finales de 2016.

El policía instructor del caso ha explicado que la denuncia de Osasuna "se basaba en un informe de auditoría del Consejo Superior de Deportes en las que se concluía una extracción de dinero que no se consideraba que tuviese el soporte documental adecuado como para que fuesen reales".

En concreto, se trata principalmente de un recibí de 900.000 euros suscrito por dos agentes inmobiliarios y de tres facturas y un contrato por valor de 1,4 millones de euros con la sociedad mercantil Flefield en Madeira.

Sobre los 900.0000 euros, la Policía habló con los dos agentes inmobiliarios, que les trasladó que "no habían cobrado ese dinero". "Consideraron que había sido un documento ficticio. Consideraron que no tenían ninguna trascendencia en las cuentas del club habida cuenta del formato de ese recibí", ha afirmado el policía instructor del caso, para añadir, que según los propios agentes inmobiliarios, cobraron 30.0000 euros por firmar el recibí.

Sobre el contrato con Flefield, el agente ha explicado que se trata de una empresa de Madeira utilizada para cobros de derechos de imagen de los futbolistas para que los clubes "pagaran menos a Hacienda".

Según ha dicho, Osasuna dejó de hacer uso de esta empresa en 2009 y volvió a usarla en 2013, pero no para estos pagos, sino para formalizar un contrato de scouting -labor de visionado del juego de otros clubes o de jugadores para posibles fichajes-. "Al parecer esa empresa no hacía scouting. De lo desprendido de nuestras investigaciones no hay nada que hiciese pensar que -la empresa- hubiese emitido informe de scouting o visionado. Las personas encargadas de hacerlo en el club nos decían que no conocían esta empresa", ha indicado.

COMISIÓN ECONÓMICA, "VACÍA DE CONTENIDO"

Por su parte, una inspectora que también participó en la investigación del caso ha señalado, sobre la comisión económica que tenía el club, que tras hablar con sus cuatro integrantes "llegamos a la conclusión de que la comisión estaba vacía de contenido, sobre el papel constaba que tenían que controlar las cuentas del club, pero en la práctica no se llevaba a cabo". "En eso coincidían las cuatro personas, que insistían en pedir información sobre el estado de las cuentas pero no se la daban", ha asegurado.

Por otro lado, ha señalado que en la mayoría de ocasiones en las que había salidas de dinero en efectivo de la cuenta bancaria de Osasuna era Ángel Vizcay quien acudía a CaixaBank y que en otras ocasiones, acudía también Archanco acompañando a Vizcay.

Durante la sesión han comparecido también otros agentes que han explicado cómo fueron los registros en las casas de Ángel Vizcay, Miguel Archanco y Jesús Peralta.