Cierre de filas tras el golpe de Errejón

Agencias
-

Podemos llama a los territorios a reagruparse para superar la marcha de uno de sus fundadores y llegar fuertes como marca a las elecciones

Cierre de filas el el golpe de Errejón - Foto: TONI GALAN

La dirección de Podemos todavía se lame las heridas del golpe Errejón, pero se ve obligada a que cicatricen rápido porque el tiempo juega en contra del partido en un año con elecciones a la vista. Por eso, en la reunión que tuvo ayer la cúpula, sus dirigentes se afanaron en buscar un cierre de filas con los líderes territoriales y los candidatos de los próximos comicios autonómicos y el refuerzo de su marca, como la mejor forma de evitar los riesgos que conlleva para los intereses de todo el partido el golpe asestado su excandidato a la Comunidad de Madrid Íñigo Errejón. 
La cúpula del parido morado, con la portavoz parlamentaria, Irene Montero, y el secretario de Organización, Pablo Echenique, a la cabeza, citó en la sede de la formación a todos los líderes autonómicos y a los aspirantes a cargos públicos en la próxima llamada a las urnas en el que fue el primer encuentro del Comité de Campaña, para comenzar a preparar las elecciones. La reunión estaba convocada desde principios de semana, antes de que su compañero anunciara el jueves su acuerdo con la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, para concurrir en la región al frente de la plataforma Más Madrid impulsada por la regidora, dejando a Podemos en shock. 
Por ello, aunque el orden del día era otro, el encuentro se convirtió en la oportunidad perfecta para buscar el cierre de filas de los territorios frente a la crisis abierta por Errejón, para apuntalar la marca Podemos, y para evitar que se produzca cualquier atisbo de contagio en otros territorios. 
Así, fuentes del núcleo duro de los morados explicaron que, además de tratar los preparativos de la campaña electoral, se hizo un «diagnóstico de la situación», y hubo «unanimidad» en que el movimiento del excandidato no es ni compresible ni conveniente para «ningún territorio». 
Todos coincidieron en la necesidad de «construir Podemos» y «que vaya fuerte a las elecciones», lo que pasa por reivindicar sus logros y sus siglas y dejar de hablar de las cuestiones internas. 
La mayoría de líderes territoriales centraron sus intervenciones en explicar la situación de sus territorios y sus perspectivas electorales, si bien el candidato en Baleares, Juan Pedro Yllanes, aprovechó, además, para desvincularse de nuevo de Errejón, al que apoyó en la Asamblea de Vistalegre II, reafirmando que es el candidato de la «unidad» y que su apuesta es Podemos. 
También se desmarcó del fundador el secretario general en Murcia, Óscar Urralburu, considerado afín al diputado madrileño: «Todos nos hemos visto sorprendidos por las formas en la que Errejón ha realizado su anuncio, unas formas que no compartimos y que forman parte de una decisión que afecta solo a la Comunidad de Madrid». 
A su llegada a la sede de la calle Princesa, los representantes morados, el secretario de Organización avanzó que el objetivo del día era «pasar página» y centrarse en ganar en mayo, tras la crisis que, a su juicio, se ha creado por la «ambición personal» de Errejón.