Los okupas irrumpen en el palacio Marqués de Rozalejo

NATV
-

Las personas que han accedido al Palacio del Marqués de Rozalejo han abierto una de las puertas del edificio que estaba protegida por una plancha de metal, colocada cuando el Gobierno de Navarra decidió su clausura.

Dos encapuchados han desplegado desde el interior del edificio una pancarta con el lema "Gaztetxerik gabe bakerik ez. Maravillas herriarentzat" ('Sin gaztetxe no hay paz. Maravillas para el pueblo') ante los aplausos de las cientos de personas que esperaban abajo, tras ser avisadas de que el inmueble había vuelto a ser okupado, al término de una manifestación.
Después, con una sierra radial han cortado parte de una puerta metálica instalada hace unos días para impedir el acceso, pero han podido abrir un hueco por el que han comenzado a entrar otro grupo de jóvenes desde el exterior.
Antes, la marcha, en la que tanto los organizadores como la Policía Nacional han coincidido en calcular que han participado más de 5.000 personas, ha recorrido las calles entre fuertes críticas al desalojo de hace dos semanas del edificio y en demanda del uso del Palacio de Rozalejo, propiedad del Gobierno foral, que selló con hormigón el acceso. 
Fue el segundo desalojo del edificio, después de que el pasado mes de agosto los okupas fueran sacados por la Policía foral pero ese mismo día volvieron a acceder al Palacio de Rozalejo y reocuparlo, hasta que hace dos semanas la policía entró de madrugada y, sin encontrar a ninguna persona en su interior, cerró el Palacio por apreciar riesgos para la seguridad y tapió la puerta con hormigón armado.
Al cierre siguieron diversos incidentes en el Casco Viejo de la ciudad por las protestas de los jóvenes, que convocaron para hoy una manifestación que ha discurrido en tono festivo, con lanzamiento de petardos y bengalas y el continuo corear de lemas como "Maravillas aurrera!", "Un desalojo, otra ocupación" o "Borroka da bide bakarra" (La lucha es el único camino).
Un fuerte dispositivo policial ha acompañado a la manifestación, encabezada por una pancarta con el lema "Mundu berri bat daukagulako bihotzean" (Porque tenemos un mundo nuevo en el corazón), que no ha registrado incidentes hasta su finalización en la plaza de San Francisco.
Allí han intervenido representantes de los gaztetxes de la Rochapea en Pamplona y de San Sebastián, para finalizar con la alocución de dos portavoces del gaztetxe Maravillas, "un proyecto cargado de vida y de ilusión".
Han sido muy críticas con el "ataque" del Gobierno de Navarra y con la "violencia y represión" con la que a su juicio se ha actuado contra este proyecto, contra el que además han vertido "calumnias" sobre la inseguridad en su interior por las obras realizadas por los jóvenes, que han defendido al asegurar que lo que han hecho ha sido "rehabilitarlo tras más de 20 años de abandono y deterioro".
Además, han rechazado las "jugarretas y triquiñuelas políticas", han dicho tras ejemplificar como una de ellas la del Gobierno por anunciar que quiere destinar ese edificio a un Instituto de la Memoria, pero que "se levantará sobre la sangre y la represión contra la juventud trabajadora".
Nada más finalizar el acto, han anunciado que el Palacio de Rozalejo volvía a albergar a personas en su interior, por lo que la mayoría de los participantes se han dirigido a buen paso hasta el lugar, en la plaza de Navarrería, donde han esperado en un ambiente festivo y reivindicativo hasta que dos encapuchados han aparecido en el balcón y han desplegado una pancarta entre un sonoro aplauso. 
Poco después, en una nota el colectivo de okupas ha asegurado que el Palacio Marqués de Rozalejo "vuelve a estar en manos del pueblo, de donde nunca jamás debiera haber salido. El Gaztetxe Maravillas vuelve a la vida que nunca le debieron arrebatar".

Momento en el que los okupas irrumpen en el palacio Marqués de Rozalejo NATV
Momento en el que los okupas irrumpen en el palacio Marqués de Rozalejo - Foto: NATV
Consiguen abrir las puertas y entrar al Marqués de Rozalejo NATV
Consiguen abrir las puertas y entrar al Marqués de Rozalejo - Foto: NATV