Los trabajadores de Kayaba buscan alternativas urgentes

NATV
-

El comité de empresa de Kayaba en la factoría de Orkoien planteará medidas alternativas a los despidos forzosos planteados por la multinacional, que este lunes comunicó su intención de cerrar la fábrica y despedir a sus 130 trabajadores.

David Ozcoidi, delegado de CCOO en el comité, ha explicado que la dirección de KSS tiene intención de cerrar la planta en tres años en un proceso que se va a dividir en dos partes, la primera de las cuales sería en mayo, "con la presentación de un ERE de extinción de 80 puestos de trabajo, que se aplicaría de forma progresiva, con salidas paulatinas entre 2019 y 2020". 
La segunda fase se negociaría a finales de 2020 y se aplicaría en 2021, con la salida del resto de la plantilla y el posterior cierre de KSS, según lo trasladado por la dirección al comité. Ozcoidi ha señalado que esta noticia no les “ha pillado de sorpresa, pero no deja de ser muy triste”. 
La plantilla sabía que la posibilidad del cierre estaba ahí, según ha recordado, porque KSS ha estado fabricando un producto con una tecnología vieja, direcciones asistidas de bombas hidráulicas para el sector de la automoción. 
Los trabajadores de Kayaba buscan alternativas urgentes Los trabajadores de Kayaba buscan alternativas urgentes “Sabíamos desde los inicios que si la multinacional no invertía en KSS de Orkoien algún día llegaría un final y la planta moriría y es lo que ha pasado. No han invertido, no han buscado tecnología, y eso nos ha llevado a esta traumática situación”, ha aseverado.
El delegado de CCOO ha afirmado que desde el comité van a plantear todas las medidas posibles que sean alternativas al despido forzoso, bien sea prejubilaciones, jubilaciones anticipadas, salidas incentivadas o recolocaciones. “Trataremos de evitar cualquier despido forzoso y buscar otras salidas”, ha asegurado. Para ello, el comité estudiará realizar movilizaciones y acudir a las instituciones que sean necesarias para ser escuchados. “Vamos a pelear, llegados a este punto no nos queda otra que dejarnos la piel”, ha concluido.