ALCER: "Necesitamos otra unidad de diálisis en Tudela"

NATV
-

ALCER espera que la Unidad de Hemodiálisis del Hospital Reina Sofía de Tudela recupere su ritmo habitual tras la detección de una bacteria en el circuito de agua

ALCER: "Necesitamos otra unidad de diálisis en Tudela"

La Asociación para la Lucha Contra las Enfermedades Renales de Navarra, ALCER Navarra, espera que “regresen en breve a su tratamiento habitual” los 41 pacientes renales trasladados a Pamplona tras la detección de una bacteria en el circuito de agua de la unidad de hemodiálisis del Hospital Reina Sofía de Tudela.

Asimismo, apuesta por sistemas de control y detección preventivos más modernos en las plantas de agua para seguir garantizando la seguridad del tratamiento en hemodiálisis, así como estrategias participativas “que den voz” a los pacientes renales.

En una nota, el presidente de ALCER Navarra, Manuel Arellano, destaca la importancia de la planta de agua en la hemodiálisis, “un proceso renal sustitutivo que limpia la sangre del paciente” y en la que está presente el agua “como factor conductor del tratamiento”.

En este sentido, confía en “la vuelta a la rutina en Tudela" de las cuatro personas tratadas tras detectarse la bacteria y de los 41 pacientes trasladados al CHN, “personas mayores y con un estado de salud precario que tienen que ser trasladadas varias veces por semana a Pamplona para realizar el tratamiento, con todo lo que esto supone para su calidad de vida”.

Asimismo, la asociación valora la rápida respuesta del departamento de Salud y la colaboración del personal del CHN para dar continuidad al tratamiento de estas personas, si bien demanda “un rápido diagnóstico final de la causa, medidas para evitar posibles sucesos similares en un futuro y una solución urgente, definitiva y eficaz”.

Para ello, la asociación apuesta por sistemas de detección y control más modernos en la planta de aguas para seguir garantizando, como hasta ahora, la seguridad de la hemodiálisis.

“Este incidente nos reafirma en la necesidad de contar con una nueva unidad de diálisis en el hospital de Tudela, que tenga un sistema de planta de aguas ultrapuras con los más modernos sistemas de control, diagnóstico y prevención de bacterias y endotoxinas”, ha instado Arellano.Además, ha demandado “la participación de los pacientes renales para que tengan voz en todas las comisiones, estrategias y decisiones que afectan directamente a su salud y calidad de vida”.