Basket Navarra se queda a medio camino ante Ponferrada

Iñaki Martínez
-

81
Basket Navarra
83
Ponferrada
Finalizado
En un partido con muchas alternancias, Basket Navarra terminó por pagar una mala segunda parte en la que aún tuvo la llave para ganar o forzar la prórroga en la última jugada, pero no acertó a anotar Williams, que tuvo un buen debut.

Kyle Williams terminó el partido como máximo anotador de los navarros. - Foto: Iñaki Martínez

Arrosadía celebraba el Día del Baloncesto Navarro y cuando ya se acercaba la hora del partido no cabía ni un alfiler en un pabellón abarrotado. Con el empuje de la grada, tal y como reclamaba Xabi Jiménez, Basket Navarra salió a por todas. Suyas fueron las primeras ventajas, pero poco a poco se diluyó el acierto inicial. Con una plantilla de circunstancias, con Lafuente y García lesionados y Thomas renqueante, los locales se encomendaron a las bazas de Sonseca, Narros y los recién incorporados. Debutaba Williams, que se tomó su tiempo para coger la medida al partido, pero cuando entró se convirtió en una pesadilla para un Ponferrada que dominaba el electrónico. El primer cuarto finalizaba con 15-22.

El partido cambió en el segundo cuarto. Sin Thomas, Calvo se postulaba como el director de orquesta que necesitaban los navarros para llevar la manija del juego. Basket Navarra logró remontar en los primeros cinco minutos el partido. Continuó con su dominio el conjunto navarro, que acertado y enrachado, cerró un segundo cuarto redondo con dos canastas finales de Yárnoz y Doche para poner una ventaja de siete puntos al descanso (42-35).

Tras el paso por vestuarios el partido comenzó a igualarse, y paulatinamente los locales vieron como su distancia era reducida. Ponferrada sumó buenos minutos para mantenerse en el partido. De la mano de Prince, muy acertado en este periodo, los visitantes lograron incluso dar la vuelta al electrónico (49-50). El juego local comenzó a atascarse, y esto fue aprovechado por los visitantes para terminar el tercer cuarto con una ligera ventaja (53-56).

Rodri Gómez pelea un rebote.Rodri Gómez pelea un rebote. - Foto: Iñaki Martínez

Los diez minutos decisivos arrancaron con un 0-5 que ahondó la crisis momentánea de los locales. No eran los mejores momentos a nivel defensivo para los navarros, que veían como en apenas dos minutos y medio Ponferrada anotaba nueve puntos que comenzaban a poner el partido cuesta arriba. Sin el acierto habitual de Narros, Basket Navarra buscaba otras variantes para meterse de nuevo en el partido. Precisamente una canasta del capitán y un triple de Calvo reducían diferencias (65-67). Pero en los momentos clave llegó un nuevo contratiempo en forma de lesión de Calvo, que tuvo que ser sustituido, quedándose los locales sin un base natural sobre la pista. El marcador a falta de 2:37 era de 69-75 y Ponferrada apretaba en defensa. Dos tiros libres de Sonseca y un triple de Williams, ilusionante en su debut, ponían picante al final (74-75). Pero de nuevo aparecía el acierto de los visitantes para colocar el 76-81 a falta de 1:16 para el final. Hubo tiempo para mucho más. Sonseca, con una canasta y un triple, hacía soñar con la remontada a falta de 10 segundos (81-83). Con posesión para los navarros, Williams se fue a por todas, pero no pudo acertar a forzar la prórroga o incluso anotar un triple que hubiese supuesto la victoria.