El cementerio de Pamplona tendrá un "Jardín de cenizas"

NATV
-

El Ayuntamiento de Pamplona ha aprobado por unanimidad una declaración presentada por EH Bildu para crear un "Jardín de cenizas" en el cementerio municipal de San José, un servicio público para depositar los restos incinerados.

La declaración establece, asimismo, la necesidad de “consensuar” el modelo que se vaya a implantar.

Según explica EH Bildu, será un lugar para el recuerdo, donde se respire paz en un entorno armonioso y donde los familiares puedan depositar las cenizas de sus allegados.
El cementerio de Pamplona tendrá un El cementerio de Pamplona tendrá un "Jardín de cenizas" - Foto: Ayuntamiento de Pamplona
Se trata de un servicio acorde con los tiempos actuales donde las cremaciones en Iruñea suponen entre el 76 y el 80 % del total de inhumaciones anuales, apunta en un comunicado, en el que indica que el proyecto se podría desarrollar en varias fases según la demanda y podría ser una realidad en un periodo estimado de tres meses con una inversión baja.

La idea, que está en fase de anteproyecto desde diciembre de 2018, plantea un espacio caracterizado por ser "esencialmente armonioso" y tener una estructura viva basada en plantas.

La propuesta se cimenta en la máxima de que “un espacio diseñado en torno a la experiencia de la muerte debe orientarse hacia el bienestar de las personas en un momento difícil, cediendo toda tentación de protagonismo a favor de un ambiente neutro, sereno y sutil”.

Asimismo se idea como un servicio público destacando que “debe aportar calidad, ser accesible a todos de manera igualitaria, con una solución modular que se pueda repetir, con una inversión muy ajustada y con los mínimos costes de mantenimiento”.

Esos costes, según indica, se estudiaría financiarlos, a futuro y según la demanda, con tasas públicas por uso de esta infraestructura.

Sobre esta base, se apuesta por crear un espacio circular que, por fuera, asemeje un túmulo, cerrado por paredes de tierra hasta una altura de 1.40 metros con los lados inclinados y plantados con tapices herbáceos. La bóveda serían las ramas con hojas caducas que aportarían los pequeños árboles plantados en la parte superior.

El centro del espacio estaría ocupado por una fuente redonda con un surtidor y las dos entradas parcialmente cerradas por dos paredes de cantos de vidrio.

Según resaltan, una de las claves de este proyecto es que no se apuesta por excavar el terreno, sino por depositar las cenizas en la pared interior del túmulo, dentro de moldes de turba prensada de forma cónica que, superponiéndose ordenadamente, irían recreciendo el talud sin cambiar su pendiente.

Cada sustrato se cubriría con un mantillo de hojas, biotriturado y fibra de coco de forma que el conjunto, sustrato a sustrato, será un espacio dinámico y en crecimiento.

La otra clave principal de este Jardín de Cenizas, similar a otros espacios ya existentes en ciudades como Córdoba o Zaragoza, es su versatilidad ya que no se idea como una estructura única y sin fin, sino como una intervención pequeña y modular que, de tener demanda, podría repetirse en diferentes ubicaciones del cementerio.

Antes de ponerlo en marcha habría que definir la ubicación física del primero de los espacios, inversión y ejecución concretas y demanda potencial, para lo que los autores de la propuesta (la consultora Humus Sapiens S.L) proponen realizar un estudio de mercado.