Un gesto simple y cotidiano

SPC
-

Lavarse con agua y jabón es esencial para contener enfermedades infecciosas

Un gesto simple y cotidiano - Foto: MIKE HUTCHINGS

Se ha convertido en el gesto más común y cotidiano en los últimos días y en un elemento vital en la higiene de las personas. Lavarse las manos es esencial para contener la propagación de Covid-19 y muchas otras enfermedades infecciosas.
Por desgracia, a pesar del llamamiento de la ONU a llevar a cabo esta rutina varias veces al día, casi 3.000 millones de personas en el planeta no tienen cómo lavarse las manos contra el coronavirus. 
Con motivo del Día Mundial de Agua, Manos Unidas alerta sobre las graves consecuencias que el cambio climático está provocando en distintas regiones de África, donde las sequías se están agudizando y el acceso a fuentes de agua segura es cada vez más precario. 
Un gesto simple y cotidianoUn gesto simple y cotidianoEn estos momentos en que las autoridades sanitarias españolas urgen a la población a que extreme las medidas de higiene, otros muchos están en medio de una emergencia hídrica que les aboca al hambre y a la propagación de multitud de enfermedades. Y los países más afectados son precisamente los más empobrecidos, como es el caso de Zambia, donde el 85 por ciento de la población vive bajo el umbral de la pobreza. 
Las enfermedades diarreicas, derivadas del consumo de agua en mal estado, y que según datos de ONU matan cada día a unos 1.000 niños, están también presentes en este país. Para frenar la creciente mortalidad infantil se han llevado a cabo proyectos para perforar pozos e instalar sistemas de irrigación que permitan a los campesinos obtener dos cosechas al año. 
Abrir un grifo es impensable en muchos lugares del mundo, por lo que algo tan básico como un pozo resulta vital para millones de personas. Manos Unidas aborda intervenciones de este tipo en distintas regiones del continente africano como la ejecutada durante cinco años en Togo y en la que se ha invertido más de un millón de euros para perforar 135 pozos, lo que ha beneficiado 70.000 personas.
Un gesto simple y cotidianoUn gesto simple y cotidianoEn otros casos, las necesidades se enfocan en infraestructuras para frenar las consecuencias de lluvias torrenciales e inundaciones como la construcción de presas o sistemas de recogida de agua de lluvia y potabilización.
Con el lema Quien más sufre el maltrato al planeta no eres tú, la ONG dedica su campaña de 2020 a denunciar los efectos de la crisis ambiental en las poblaciones más empobrecidas, defiende un desarrollo sostenible y solidario para todas las personas y recuerda que todos somos responsables para frenar el avance del cambio climático.