Ordóñez cuestiona la gestión del Gobierno en Bankia

SPC
-

El exgobernador del Banco de España admite que el organismo que dirigía perdió el control en la salida a Bolsa de la caja madrileña y tuvo que ponerse a disposición del Ministerio de Economía

Ordóñez cuestiona la gestión del Gobierno en Bankia - Foto: Chema Moya

Agencias / Madrid
El exgobernador del Banco de España Miguel Ángel Fernández Ordóñez, que declaró ayer en calidad de testigo en el juicio que investiga la salida a Bolsa de Bankia en julio de 2011 que se celebra en la Audiencia Nacional de San Fernando de Henares (Madrid), aseguró que la intervención de la entidad madrileña por parte del Gobierno «se hizo mal», y admitió que el supervisor «tuvo que ponerse a disposición» del Ministerio de Economía» a partir de la segunda mitad de abril de 2012, momento en el perdió «el control» del asunto. 
Ordóñez relató que el 17 de abril de 2012 aprobó un plan a Bankia condicionado a un cambio de gestores, desinversiones y saneamientos, si bien el informe del FMI sobre la situación de la firma hizo que el escenario planteado cambiara.
Fue en este momento cuando el Banco de España «perdió el control» de todo lo que ocurrió. Ordoñez negó conocer la reunión que mantuvieron Rodrigo Rato, el ministro de Economía Luis de Guindos y los presidentes de las tres mayores entidades financieras españolas (Emilio Botín, del Santander; Francisco González, de BBVA, e Isidro Fainé, de Caixa) donde se forzaría a Rato a anunciar su dimisión. 
  En este contexto, aseguró que el requerimiento a Bankia de cargar pérdidas contra reservas en los resultados correspondientes al ejercicio 2010 era «lo más razonable y de no hacerlo, se hubiera ofrecido una imagen falsa de la entidad». 
Asimismo, explicó que su interlocución directa con la firma financiera se limitó a «dos cositas» y afirmó que su mayor interés era que la salida a Bolsa «tuviera éxito».
El exbanquero subrayó que el descuento del 75% en el precio de la OPS fue bueno tanto para los pequeños accionistas, que pudieron adquirir mayor cantidad de acciones, como para los contribuyentes.
También defendió que fue «una sorpresa para todos» que el consejo de administración de la compañía y BFA presentaran las Cuentas ante la CNMV sin un informe de auditoría cuando eso era lo habitual. 
Finalmente, explicó que la integración de las siete cajas que dieron lugar a Bankia mediante el Sistema Institucional de Protección (SIP) «fue una idea ingeniosa, ha funcionado y la entidad ha acabado bien».