Detenido por estafar a una persona mayor

NATV
-

La víctima compró seis electrodomésticos y únicamente le entregaron tres después de realizar un pago de casi 3.000 euros en mano. Hay un detenido y varias personas investigadas por presunta colaboración en la estafa

Detenido por estafar a una persona mayor - Foto: Policía Foral

Agentes de la Policía Foral, adscritos a la comisaría de Estella-Lizarra, han detenido recientemente a un varón de nacionalidad búlgara de 26 años, con numerosos antecedentes, por un presunto delito de estafa cometido sobre una persona mayor que vive en el valle de Yerri y compró varios productos de venta a domicilio.

Los hechos se conocieron en junio cuando se recogió una denuncia en la Oficina de Atención al Ciudadano en la que el denunciante informaba de dos pagos por la adquisición de seis productos a una tele operadora, de los que sólo recibió un cochón, un sillón eléctrico y un masajeador de pies valorados en casi 6.000€. Los comerciales, que están siendo investigados, trasladaron a la víctima hasta un cajero para que sacara casi 3.000€ y los entregara en mano como anticipo de la compra, sin justificante alguno. En principio iba a financiar mensualmente el pago de los productos, sin embargo con ese pago en mano se entendía saldada la cuenta.

Los policías forales que investigaron la denuncia contactaron con la empresa para confirmar los hechos y supieron que los trabajadores habían sido despedidos, por lo que se confirmó que la cantidad cobrada en mano había sido estafada. Finalmente se pudo dar con el autor y se procedió a su detención y citación judicial. El denunciante pudo recuperar el dinero adelantado gracias al registro de los movimientos bancarios.

Consejos para casos similares

Finalmente la Policía Foral recomienda para estos casos ser cauto y desconfiar del vendedor si no ofrece garantías escritas de la operación de compra venta. Todas las operaciones deben registrarse documentalmente con el fin de evitar posteriores problemas. Hay que destacar que estos comerciales buscan como posibles clientes a personas mayores que viven en pequeños pueblos, aprovechándose muchas veces de la inocencia de las víctimas. El denunciante ya sufrió otra estafa por valor de 27.000€ y por la que la Policía Foral imputó a una mujer e instruyó diligencias a un juzgado estellés.