Bildu dialoga en materia fiscal mientras que Na+ lo rechaza

NATV
-

EH Bildu ha asegurado este lunes que está manteniendo "conversaciones" con el Gobierno de Navarra para tratar de alcanzar un acuerdo en torno a las proyectos de ley fiscales y ha deseado que para este mismo viernes pudiera haber un pacto.

Navarra Suma, sin embargo, ha afirmado que no apoyará "parches" fiscales y ha pedido al Gobierno una "negociación global" para que pueda haber un acuerdo en esta materia.

El pleno del Parlamento de Navarra debatirá este jueves las enmiendas de totalidad presentadas a los tres proyectos de ley con medidas fiscales del Gobierno. En concreto, Navarra Suma ha presentado enmiendas de totalidad con proyecto alternativo a las tres leyes (una sobre la deducción en las prestaciones por maternidad, otra sobre la eliminación del impuesto a los bienes afectos a la actividad empresarial y otra sobre medidas generales como la deflactación). Por su parte, EH Bildu e Izquierda-Ezkerra han coincidido en presentar sendas enmiendas de totalidad al proyecto de ley que elimina el impuesto a los bienes empresariales.

En este contexto, el Gobierno de Navarra todavía no tiene garantizado el apoyo necesario para sus proyectos. Los tres partidos que están en el Gobierno, PSN, Geroa Bai y Podemos, sí están pactando un acuerdo para introducir varias enmiendas a los propios proyectos del Gobierno para incluir incentivos a la compra de vehículos eléctricos, mejorar la deducción en alquiler de vivienda para jóvenes o mejora incentivos a proyectos de I+D+i.

EH Bildu afirma que está EH Bildu afirma que está "en conversaciones" con el Gobierno - Foto: ARCHIVO

El parlamentario de Navarra Suma Carlos Pérez-Nievas ha afirmado que en la reunión que mantuvo su grupo con el Gobierno foral, "la presidenta no ofreció ninguna solución, dijo que no se movería ni una coma de los textos que se están presentado". "Hay tiempo de sobra de aquí hasta el jueves si se quiere llegar a un acuerdo, pero Navarra Suma no va a aceptar parches", ha señalado.

Pérez-Nievas ha criticado que el Gobierno "quiere contentar al mundo de la izquierda y a EH Bildu con la ley general de medidas tributarias, quiere contentar a Geroa Bai con la deducción en las prestaciones por maternidad, y quiere contentar a Navarra Suma con el tema empresarial, como si nosotros solo nos preocupáramos de los empresarios". El parlamentario ha advertido de que "si no se negocia globalmente, no hay acuerdo posible", y ha criticado que el PSN, que tiene 11 de los 50 parlamentarios, "está actuando como si tuviera lo que no tiene".

Por su parte, EH Bildu ha presentado varias medidas en materia fiscal, como incrementar la carga impositiva en el Impuesto de Sociedades. "En 2018 se están alcanzado máximos históricos por beneficios en las empresas y el Impuesto de sociedades está en los momentos más críticos de su historia en cuanto a recaudación", ha señalado el parlamentario Adolfo Araiz, que ha afirmado que "es necesario aumentar la recaudación para potenciar los servicios públicos".

Araiz ha señalado que las discrepancias con el Gobierno en relación al impuesto sobre los bienes empresariales no tendrían por qué ser un "obstáculo" si hay acuerdo en otras materias. "Estamos en un proceso de conversaciones, no hemos llegado a un acuerdo ni a un desacuerdo", ha afirmado.

Por parte del PSN, Ramón Alzórriz ha indicado que se ha abierto "un periodo de diálogo y negociación, lo abrió la presidenta al más alto de nivel, y hay que ver las propuestas que hacen los grupos". "Hay dos maneras de hacer oposición, una ser constructivos y propositivos, y otra obstruir y construir muros que pretenden maximalismos y no influir en la política fiscal de nuestra comunidad. Veremos en qué situación se pone cada partido", ha señalado.

Alzórriz ha afirmado que "lo que dice Navarra Suma es que quiere realizar propuestas fiscales, pero cuando ha ido a hablar con el Gobierno ha ido con las manos vacías y otros han ido con propuestas concretas". "Navarra Suma tiene que hacer propuestas concretas al Gobierno y luego será el Gobierno el que decida si acepta o no esas propuestas. Navarra Suma sigue en la confrontación permanente. El Gobierno no está enrocado, ha sido el Gobierno el que ha llamado a las fuerzas de la oposición", ha afirmado.

La portavoz de Geroa Bai, Uxue Barkos, ha confiado en que la ley de medidas generales y la ley de deducción de retenciones de las prestaciones por maternidad contarán con la mayoría necesaria en el Parlamento, mientras que ha señalado que Navarra Suma "tendrá que tomar una decisión" respecto al impuesto a los bienes empresariales.

Barkos ha considerado que "parece que hay una cierta sintonía en torno a una mayoría de 30 parlamentarios -los socios que sostienen al Gobierno más EH Bildu- y la posición de Navarra Suma ha sido menos constructiva". "Yo veo lejano el entendimiento entre el Gobierno y Navarra Suma, lejano sobre todo porque así lo ha dibujado Navarra Suma con tres enmiendas de totalidad. Parece mal punto de partida para cualquier acercamiento", ha señalado.

El portavoz de Podemos, Mikel Buil, ha asegurado que "lo más probable" es que su grupo apoye la ley de medidas generales y la ley sobre las madres del IRPF, a la espera de que se cierre el acuerdo de enmiendas con sus socios, mientras que ha confirmado que rechazan la ley para eliminar el impuesto sobre los bienes empresariales.

Buil ha señalado que "la dinámica de trabajo es hablar con EH Bildu, que ha planteado unas medidas y está trabajando", y ha considerado que "Navarra Suma lo está poniendo fácil, porque ni siquiera está explorando su capacidad de influencia, simplemente se está enrocando en su visión de partido". "Es bastante poco constructiva esta actitud", ha afirmado.

Finalmente, la parlamentaria de I-E, Marisa de Simón, ha explicado que su grupo ha presentado varias enmiendas para que el Impuesto de Sociedades sea más gravoso para las empresas y ha considerado que actualmente se da "una tremenda injusticia fiscal, porque las clases trabajadoras aportan la mayoría de la recaudación".

De Simón ha afirmado que, "esto no puede ser, es un auténtico latrocinio, las grandes empresas en Navarra viven en un auténtico paraíso fiscal y no es de recibo que las clases trabajadoras sustenten la financiación de los servicios públicos".