Gámez se marca como desafío la violencia machista

Agencias
-

La nueva directora de la Benemérita debuta al frente del Cuerpo con una firme apuesta por incorporar más mujeres y mantener el papel vertebrador del Estado

Gámez se marca como desafío la violencia machista - Foto: J.J. Guillén

María Gámez ha hecho este miércoles Historia al tomar posesión de su nuevo cargo y convertirse en la primera mujer que se pone al frente de la Guardia Civil. Un puesto desde el que hará frente a los retos de seguridad en la conocida como España vaciada, luchar contra los ciberdelitos o la violencia de género y «los maltratadores», así como responder a las nuevas exigencias ciudadanas para combatir el cambio climático y garantizar el bienestar animal.
La nueva directora general de la Benemérita se fijó esos desafíos como los principales a los que hará frente, en un discurso en el que subrayó que «soy feminista, creo en la igualdad de hombres y mujeres y esto es un sentimiento compartido en este Cuerpo». 
El acto, a ratos bajo la lluvia, estuvo presidido por el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, y contó con la ausencia a última hora de la titular de Defensa, Margarita Robles. En su lugar, asistió el jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), el general Miguel Ángel Villarroya.
Tanto Gámez como Grande-Marlaska apostaron en sus alocuciones por aumentar la cifra de mujeres en la Guardia Civil -las féminas apenas suponen el 7 por ciento del total de integrantes-, facilitando su acceso a la cadena de mando, y también subrayaron la naturaleza militar del Instituto Armado y su papel «necesario» como vertebrador del Estado al desplegarse por todo el país.
«Desde Cataluña al Campo de Gibraltar, en Navarra o Madrid, seguirá vertebrando el Estado», comentó Grande-Marlaska, quien también subrayó el «sólido prestigio» fundamentado en los «principios y valores» de este Cuerpo, «la institución mejor valorada y que genera más confianza entre los españoles».
El ministro agradeció el trabajo realizado por Félix Azón -presente en el acto en la Dirección General-, el antecesor de la protagonista de la jornada, quien recordó su cargo en la Subdelegación del Gobierno en Málaga para poner en valor la «entrega y profesionalidad» de los miembros de un Cuerpo al que «se siente cercana». «Con humildad», María Gámez aseguró que se pone al frente de la Guardia Civil para «trabajar desde ya» y dar «un nuevo impulso con optimismo». Asimismo, prometió «diálogo y respeto, sin dejar de mirar al futuro para velar por el bien común». «Os pido ayuda para hacer más grande el Cuerpo», añadió.
Grande-Marlaska y Gámez coincidieron en ensalzar la «presencia internacional» de la Benemérita y la nueva directora general del Instituto Armado, la primera mujer en la nómina de 72 dirigentes desde que el Duque de Ahumada fundó la institución, insistió: «No es lo más importante ser la primera, quizás lo más importante es no ser la única o la última». La gaditana recordó la reciente visita de Felipe VI al centro de operaciones del Cuerpo y Grande-Marlaska concluyó su intervención con vivas a España, el Rey y la Guardia Civil.
Al acto asistieron, entre otras autoridades, el director general de la Policía, Francisco Pardo Piqueras, y su director adjunto operativo (DAO), José Ángel González, así como el nuevo secretario de Estado de Seguridad, Rafael Pérez, o la directora del CNI, Paz Esteban. Entre los invitados estaba Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, vicepresidente del Congreso, que era el delegado del Gobierno en Andalucía cuando Gámez ocupaba el puesto de subdelegada en el dispositivo de rescate de Julen en el pozo de Totalán.