Un Mundial plateado

SPC
-
Un Mundial plateado - Foto: RICARDO MORAES

Hamilton se impone en Interlagos y le da a Mercedes su quinto título de constructores consecutivo

Lewis Hamilton (Mercedes), quíntuple campeón del mundo, conquistó ayer el Gran Premio de Brasil, la penúltima prueba del Mundial de Fórmula Uno, que se disputó en el circuito de Interlagos de Sao Paulo, donde su escudería se aseguró matemáticamente su quinto Mundial de constructores consecutivo.
El británico, que se coronó hace dos semanas en México, aprovechó una maniobra peligrosísima de Esteban Ocon (Racing Point Force India) para firmar un triunfo que hasta ese instante parecía estar en el bolsillo de Max Verstappen (Red Bull). El holandés dobló al francés cuando lideraba la carrera, pero el galo intentó recuperar su posición, a pesar de llevar una vuelta perdida, y acabó chocando con el monoplaza de la escudería austríaca, que trompeó y se fue fuera de la pista. Y su ventaja, que iba aumentando a cada vuelta, se esfumó. «¡Maldito idiota! ¡Maldito idiota!», exclamó Verstappen en la radio instantes después.  El incidente tuvo su continuación al término de la carrera, cuando ambos pilotos se encontraron en la zona de pesajes y el holandés, a empujones y manotazos, le recriminó algo galo su acción.
La maniobra de Ocon, permitió a Hamilton recuperar el primer puesto de la carrera y ya no lo soltaría hasta que cruzó la bandera a cuadros, con el propio Verstappen segundo y el Ferrari de Kimi Raikkonen en tercer lugar. El finlandés defendió en el tramo final su puesto de podio ante el australiano Daniel Ricciardo (Red Bull), que fue cuarto, por delante del finés Valtteri Bottas (Mercedes). 
El alemán Sebastian Vettel (Ferarri) concluyó sexto una prueba en la que el mejor de entre el ‘resto’ de la parrilla fue el monegasco Charles Lecrerc (Sauber) -que será compañero del anterior el año próximo-, al acabar séptimo, por detrás de los únicos tres coches que tienen opciones de triunfo.
En cuanto a los pilotos españoles, Carlos Sainz (Renault) y Fernando Alonso (McLaren) -que festejó sus dos títulos mundiales (2005 y 2006) en este circuito- concluyeron duodécimo y decimosexto, respectivamente, la penúltima prueba de un campeonato que se cerrará dentro de dos semanas en Abu Dabi, sede de la vigésimo primera carrera del año.