Investigan la muerte de 16 perros por abandono en Tudela

NATV
-

La Policía Foral investiga la muerte de 16 perros a consecuencia de maltrato por abandono en una finca utilizada como 'perrera', unas muertes que se han producido de forma gradual desde el pasado mes de enero, según un informe veterinario.

Agentes de la Policía Foral adscritos al Grupo de Investigación Medioambiental (GRIM) han investigado por estos hechos a un vecino de Tudela como presunto autor de un delito de maltrato a animales domésticos. Se da la circunstancia de que la persona que gestionaba esta 'perrera' falleció unos días antes de iniciarse las diligencias. También se investiga a otras cuatro personas más por ser titulares de varios de los animales.

Las investigaciones comenzaron gracias a la llamada telefónica de varios miembros de una asociación, dedicada al cuidado y gestión de animales domésticos, que alertaba de la existencia de un número importante de perros posiblemente en muy mal estado o muertos en una finca situada en el término municipal de Tudela, según ha informado la Policía Foral.

 

Investigan la muerte de 16 perros por abandono en TudelaInvestigan la muerte de 16 perros por abandono en Tudela

Los agentes se desplazaron al lugar para realizar la Inspección Ocular Técnico Policial (IOTP) junto al veterinario forense. En las primeras estancias de la perrera, localizaron un total de siete cadáveres de perros en diferentes fases de descomposición. Finalmente el número de animales encontrados muertos ascendió a 16.

La muerte de los animales se fue produciendo a lo largo de los últimos meses de una manera gradual y no de forma repentina días antes de iniciar las diligencias. Se investigan los delitos de abandono de animales domésticos con el resultado de muerte. Esta conducta de abandonar y dejar morir a los 16 perros en su propia residencia omitiendo todos los cuidados para cubrir las necesidades básicas de los canes está tipificada en el artículo 337.3 del Código Penal:

Si se hubiera causado la muerte del animal se impondrá una pena de seis a dieciocho meses de prisión e inhabilitación especial de dos a cuatro años para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales y para la tenencia de animales.

 

De las investigaciones llevadas a cabo por los agentes del GRIM, además de los ilícitos penales, se han constatado diferentes infracciones administrativas relativas a los núcleos zoológicos y a las vacunaciones antirrábicas obligatorias, por lo que se han expedido cinco expedientes sancionadores a las personas investigadas:

 

En concreto, se ha abierto un expediente, por no realizar el correspondiente registro en el Departamento de Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Administración Local de núcleo zoológico tal como indica la Orden Foral 104/2013, de 12 de abril. Se han abierto otros cuatro expedientes por no tener a cuatro perros vacunados contra la rabia, tal como regula el Decreto Foral 370/1992 y la Orden Foral de 19 de septiembre de 1994, del consejero de Salud.

Agentes del Grupo de Investigación Medioambiental de la Policía Foral, se han encargado de la elaboración del Atestado, que ha sido emitido al Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Guardia de Tudela.