Navarra da la talla en los campeonatos autonómicos de basket

NATV
-

Finalizaron los Campeonatos de España de Selecciones Autonómicas Cadete e Infantil 2020 celebrados en Huelva. Unos campeonatos muy exigentes para unas selecciones navarras que, en mayor o menor medida, cumplieron con el objetivo de competir en pista.

Navarra da la talla en los campeonatos autonómicos de basket - Foto: Federación Navarra de Baloncesto

La selección cadete masculina partía con la meta de mostrar un nivel competitivo óptimo, y lo consiguió en un torneo en el que fue de menos a más. Tras tres derrotas en la fase de grupos ante Aragón, Asturias y Castilla La Mancha, el equipo navarro pudo darse una alegría al despedirse con una gran victoria en su cruce ante La Rioja. Así, Navarra finalizó el campeonato en el 7º puesto de categoría Preferente, el 17º en la clasificación general. El seleccionador, Nacho Escribano, señala: "La valoración del torneo es muy positiva. Se trata de una generación constituida al 50% por cadetes de primer año y esta experiencia seguramente servirá para que gran parte del bloque se mantenga el año que viene. El campeonato les ha venido bien para conocer la exigencia, el ritmo y los planteamientos necesarios para competir al máximo nivel. Además, los jugadores se han comportado de forma muy profesional tanto dentro como fuera del campo, por lo que estamos muy contentos. Si bien es cierto que los resultados no acompañaron durante los tres primeros partidos, los chicos se entregaron y realizaron un gran esfuerzo planteando partidos con mucho ritmo. Su respuesta fue muy buena y pudieron tener premio en el último partido contra La Rioja". 

La selección cadete femenina tenía como objetivo estar en la lucha por el ascenso, y aunque cumplió con la primera meta de llegar a semifinales, no pudo pasar de ahí. Le penalizó, sin duda, la derrota en la jornada inaugural ante La Rioja, lo que pese a dos victorias posteriores ante Castilla La Mancha y Murcia le condenó a verse las caras en semifinales con Asturias, uno de los rivales más fuertes. Pese a todo, las navarras ofrecieron muy buenas sensaciones, terminando el torneo en el 4º puesto de Preferente, el 14º en la clasificación general, con buen sabor de boca. El seleccionador, Iñigo Baigorri, valora: "En cuanto a resultados, estamos muy contentos porque el equipo supo rehacerse tras una dura derrota contra La Rioja en la primera jornada. Nos vimos obligadas a jugar los dos siguientes partidos sin margen de error, y en esos partidos precisamente, con la presión añadida de saber que si perdíamos nos quedábamos fuera, fue donde mejor jugamos, demostrando de todo lo que es capaz este equipo. Así que acabamos la fase de grupos con unas sensaciones magníficas tanto de juego como de compromiso y actitud. En el último partido, la semifinal, el rival era muy superior, pero las chicas compitieron muy bien y se vaciaron no dando nunca el brazo a torcer y demostrando que habían llegado en su mejor momento global al final del campeonato. Agradecer a las jugadoras el esfuerzo de la preparación, que este año ha sido más compleja de lo habitual, y que ese compromiso se haya visto en la pista, llegando a jugar y a luchar los partidos por encima de sus posibilidades. Damos por realizado el objetivo con el que empezamos y estamos contentos con el equipo y el nivel exhibidos".

La selección infantil masculina lo tenía complicado ante rivales netamente superiores a nivel físico. Así, los navarros no pudieron conseguir ninguna victoria a pesar de realizar un muy buen trabajo frente a adversarios como Murcia, La Rioja o Melilla, contra quienes lograron competir. Con la sensación agridulce de no haber podido conquistar ningún triunfo que premiara su esfuerzo, Navarra concluyó en el 8º puesto de categoría Preferente, el 18º en la clasificación general del torneo. El seleccionador, Álvaro Alonso, señala: "Hacemos una valoración positiva del torneo. Quedamos encuadrados en un grupo muy difícil, con rivales superiores en cuanto a ritmo de juego, rebote ofensivo, altura, envergadura y peso, por lo que partíamos en inferioridad de condiciones. Pero, salvo en el primer partido ante Extremadura, en el que el ritmo de competición nos superó, competimos de tú a tú todos los encuentros disputando las victorias hasta los últimos minutos. Los jugadores han terminado contentos, conscientes del nivel que hay fuera de Navarra y con ganas de seguir mejorando para competir en un futuro, y estamos encantados con su comportamiento y su actitud. La pena, no haber podido poner la guinda con una victoria".

Por último, la selección infantil femenina cumplió con el objetivo de competir contra todos sus rivales, si bien el apretado calendario, con cinco partidos en apenas dos días y medio, le pasó factura y le privó de cumplir con sus aspiraciones de alcanzar las semifinales. Sabor agridulce, por lo tanto, para Navarra, que terminó en el 6º puesto de Preferente, el 16º en la clasificación general, después de dos victorias ante Ceuta y Melilla en la fase de grupos. La seleccionadora, Garazi Misiego, apunta: "La valoración en cuanto a resultados es un tanto agridulce: estuvimos a punto de llevarnos el partido contra Cantabria y contra La Rioja nos desfondamos quedándonos sin fuerzas para disputar el partido contra Extremadura. En cuanto al equipo, la valoración es muy positiva: es un grupo unido, que compite al máximo cada partido dándolo todo, sin dar un balón por perdido, defendiendo hasta quedarse sin aliento. Dieron el máximo en los cinco partidos jugamos en dos días y medio, y el nivel de exigencia de los tres últimos nos hizo llegar sin fuerzas al último encuentro. Las jugadoras han crecido en lo deportivo y extradeportivo en toda la preparación que llevamos. En el campeonato han aprendido a jugar con estrés, a gestionar las emociones en partidos igualados, a no rendirse y a competir contra jugadoras de mayor nivel y más físicas. Todo esto les ha servido para seguir creciendo".

Por otra parte, cabe destacar el gran papel de los árbitros navarros presentes en los campeonatos de Huelva: Teresa Gutiérrez, Jesús Criado, Alexis Fuentes y Rubén Muñoz. Y es que los tres primeros vieron premiado su buen hacer durante el torneo siendo designados para arbitrar finales: Teresa Gutiérrez arbitró la final femenina cadete de categoría Especial, mientras que Jesús Criado y Alexis Fuentes pitaron la final masculina cadete de Preferente y la final femenina infantil de Preferente, respectivamente.