Así celebró Osasuna el campeonato de Segunda en El Sadar

Gonzalo Velasco
-

1
Osasuna
0
Oviedo
Finalizado
Osasuna suma su decimoséptimo triunfo consecutivo en un estadio de El Sadar que acaba la campaña invicto. El Oviedo, que se jugaba el playoff, hizo pasillo al campeón. Oier recogió la copa y la fiesta no concluyó con el pitido final.

Un gol de Xisco puso el broche final a una temporada difícil de olvidar en Pamplona con un ascenso a primera, un campeonato de Segunda y récord histórico de puntos, tanto de la entidad como de un equipo como local en la categoría. La decimoséptima victoria consecutiva de los rojillos fue el final de fiesta en un invicto El Sadar.

El Oviedo necesitaba ganar en Pamplona para, dependiendo de otros resultados, tener opciones de clasificarse para el playoff de ascenso. Osasuna quería despedir con victoria un año de ensueño. Con el ascenso a Primera y el campeonato de Segunda en el bolsillo, los rojillos buscaban el decimoséptimo triunfo consecutivo como local y finalizar la campaña invicto frente a su público.

Los asturianos hicieron pasillo a los jugadores locales a su salida al terreno de juego por su campeonato, tal y como hizo Las Palmas en el anterior partido en El Sadar tras la certificación del ascenso de Osasuna.

Los carbayones estuvieron a punto de adelantarse en el marcador gracias a una falta directa de Berjón que, entre Herrera y el palo, evitaron el tanto. Barja respondió para los locales a la media hora con una jugada por banda derecha. Su disparo desde el pico del área salió ligeramente desviado. Rubén García lo intentó a balón parado en el ocaso de la primera parte pero Herrero repelió el balón. Minutos antes, su homólogo rojillo, Sergio Herrera, hizo una falta fuera del área a Viti en la que los visitantes solicitaron roja pero el árbitro mostró la tarjeta amarilla. El duelo se fue al descanso con un gol bien anulado a Xisco por fuera de juego. El balear cazó un rechace a disparo de Torres.

El Oviedo sorprendió con una acción ofensiva en los primeros segundos de la segunda parte pero se fue desinflando conforme le llegaban malas noticias desde A Coruña con la victoria de los gallegos. Aridane remató flojo un saque de esquina y el balón acabó en las manos del portero rival. En el día de su despedida, Olavide estuvo a punto de marcar pero su disparo fue repelido por Herrero y el palo en el 52. Pasó más de un cuarto de hora sin grandes ocasiones hasta que Xisco acertó en una gran contra local. Osasuna recuperó el balón en su propia frontal, Mérida envió un pase largo a Rubén García, quien rebasada la medular, vio el desmarque del delantero balear. Éste enfiló el marco del Oviedo y, en un mano a mano, envió el balón a la escuadra. Tercer tanto consecutivo de Xisco en otros tantos partidos y quinto de la temporada para un futbolista que acaba contrato este mes.

Osasuna pudo marcar el segundo en los últimos minutos con varias ocasiones. Especialmente peligrosa fue la que tuvo Brandon a dos minutos para el 90. El balear salió en la segunda parte. Los tres cambios en Osasuna tuvieron un nexo en común: las despedidas. Clerc y Olavide ya dijeron adiós durante la semana pues acaban contrato. Y el gesto de Rubén García al abandonar el césped evidenció que vuelve a su casa: el Levante. La emoción inundó el terreno de juego cuando el árbitro pitó el final, especialmente entre los jugadores que conocían que la próxima temporada no continuarán en sus respectivos equipos.

La fiesta no concluyó con el pitido final. Oier recibió el trofeo de campeón  de Segunda en manos del vicepresidente de la Federación Española y presidente de la Navarra, Rafa del Amo, tras una temporada de ensueño.

 

Xisco pone el broche a una temporada irrepetible LaLiga
Xisco pone el broche a una temporada irrepetible - Foto: LaLiga
 LaLiga
- Foto: LaLiga
 LaLiga
- Foto: LaLiga