Una cena entre amigos que acabó en epidemia

Agencias
-

El primer caso de coronavirus en Italia se infectó por un recién llegado de China y contagió a su mujer, embarazada de ocho meses, que extendió el Covid-19 por la región de Lombardía

Una cena entre amigos que acabó en epidemia - Foto: MAURIZIO MAULE

Cualquier precaución es poca. Y así se demostró ayer en Italia, el primer país europeo en suspender las conexiones aéreas con China ante el temor de que la epidemia del coronavirus se extendiese por su territorio. Fue después de que dos turistas del gigante asiático que llegaron a Roma en enero dieran positivo. Y, pese a estar ingresados, el virus ha conseguido superar los obstáculos y poner en alerta a la nación transalpina. Ya se han contabilizado las primeras muertes.
Al parecer, tal y como publicaron varios medios, el primer paciente que sufrió el contagio es un hombre de 38 años de la localidad de Codogno, a unos 60 kilómetros de Milán, que podría haber contraído el Covid-19 después de cenar con un amigo que había regresado de China y que, no obstante, dio negativo en las pruebas. 
El infectado fue hospitalizado el pasado miércoles, pero no estableció una conexión con China, por lo que descartó que los síntomas pudieran guardar relación con el coronavirus. Cuando su situación empeoró, su esposa dio la alerta que activó el protocolo: su marido había estado con un recién llegado del país originario del virus.
De hecho, la segunda paciente es esta mujer, embarazada de ocho meses, que dio positivo en las pruebas, al igual que un hombre que ingresó en el hospital con síntomas de neumonía después de hacer deporte con ella. Este tercer infectado regenta un bar y podría haber contagiado a varios clientes, que también fueron al centro de salud con cuadros de pulmonía severos que finalmente fueron positivos en coronavirus. Además, al menos otros cinco enfermos son profesionales sanitarios y tres más serían ciudadanos hospitalizados.
Según explicaron las autoridades en su último balance, «la mayoría de los afectados son hombres y mujeres, todos alrededor de los 40 años». «El único elemento que conocemos es que viven todos en la misma zona», agregaron.