Un siglo rompiendo las reglas

SPC - Agencias
-

La firma japonesa celebra 100 años y en España cerró 2019 con 23.160 unidades vendidas

Un siglo rompiendo las reglas

Coraje para cuestionar lo establecido y abrir nuevos caminos con tecnologías que a otros les parecían inviables: ese ha sido el hilo conductor de los hombres y mujeres que, desde 1920, han formado parte de Mazda.
La celebración iba a tener uno de sus puntos álgidos en marzo durante Salón del Automóvil de Ginebra, pero el evento se canceló debido a la epidemia del coronavirus. Mazda desembarcó en el Viejo Continente en 1967, con vehículos como el sorprendente Luce, una berlina media diseñada por el prestigioso carrocero italiano Bertone. Gracias a modelos como aquel, la compañía se labró la reputación de ser la más europea de las casa japonesas. En 1990, la empresa abrió un novedoso centro de I+D cerca de Frankfurt, que también funciona como uno de los tres estudios de diseño avanzados en todo el mundo. De él han salido muchos de los diseños. 
La fiabilidad y la eficiencia son otros pilares fundamentales que sitúan a la gama Mazda como referencia en la industria. Desde hace años, la firma de Hiroshima ocupa puestos de liderazgo en los estudios de calidad y fiablidad realizados por organismos de la talla de Consumer Reports, Autobild o JD Power; también ha sido reconocida como la marca más eficiente del mercado estadounidense durante cinco años consecutivos por parte de la Agencia de Protección Medioambiental, lo que supone un reconocimiento a la labor realizada en su búsqueda de la mejora del consumo y la reducción de emisiones. 
Una de las realidades que hace aún más notable hasta dónde ha llegado Mazda es que, hace un siglo, apenas era un productor local de corcho artificial. Pero en 1921, el industrial Jujiro Matsuda se puso al frente de la Toyo Cork Kogyo y la transformó, primero en un fabricante de maquinaria industrial y, posteriormente, de automóviles. 
El primer modelo fue un coche de tres ruedas, el Mazda-Go, que salió a la venta en 1931. Rápidamente ganó una gran popularidad y se sometió a un proceso de mejora constante. Durante la posguerra, la prioridad fueron los vehículos comerciales y el primer turismo tuvo que esperar hasta 1960. Era el R360 y supuso un éxito dentro del floreciente segmento A. 
En 1967, el futurista Cosmo Sport/110S se convirtió en el primer modelo de producción en serie equipado con un propulsor de dos rotores. Aquel fue el principio de una historia de éxito que llevó a la marca a lanzar numerosos modelos.
Uno de los resultados más recientes de este espíritu pionero es el revolucionario Skyactiv-X, un propulsor de gasolina que combina las ventajas de las tecnologías de combustión interna más avanzadas. Otro hito es la próxima llegada del Mazda MX-30, el primer vehículo cien por cien eléctrico. 
Por su parte, Mazda España celebra sus 20 años como filial europea. En 2019 cerró su mejor año y ha sido una de las marcas que más ha crecido con 23.160 unidades. Se consolida así con un crecimiento sostenido del 403% en el período 2012-2019, desde el lanzamiento de la actual generación de producto.