Fin de año lleno de incertidumbre

Agencias
-

ERC espera ratificar en enero el pacto de investidura de Sánchez a la espera de que la Abogacía del Estado se pronuncie hoy sobre la inmunidad de Junqueras dictada por la Justicia europea

ERC descarta cerrar algún acuerdo antes de fin de año

No conseguirá Pedro Sánchez su propósito de acabar el año con un Gobierno estable. El presidente en funciones pretendía que el debate sobre su investidura se celebrase a lo largo del mes de diciembre y, finalmente, no ha sido posible, porque la negociación entre el PSOE y ERC se ha visto condicionada al informe que presente la Abogacía del Estado sobre la inmunidad de Oriol Junqueras y este dictamen aún no se ha publicado. Puede que el órgano jurídico se pronuncie hoy mismo, mañana o el 2 de enero, la fecha límite para hacerlo.
Así las cosas, el Congreso de los Diputados llega al término de 2019 con multitud de interrogantes aún sin respuesta; el más acuciante, la convocatoria y organización de la sesión de investidura de Sánchez tras el encargo del Rey.
Todo depende de lo que digan los republicanos, quienes a última hora de ayer aseguraron que no tomarán ninguna decisión vinculante hasta el próximo año. «ERC analizará internamente en los próximos días la propuesta y el estado de la negociación, pero descarta que se celebre el Consell Nacional imprescindible para cerrar un posible acuerdo antes de acabar el año», aseguraron fuentes de la formación.
Pendientes de que la Abogacía pueda emitir hoy su informe -algo que apuntaban varios medios de comunicación-, los catalanes sí reunirán esta tarde a la ejecutiva del partido para estudiar los puntos que se trataron en un encuentro con los socialistas celebrado el pasado viernes y decidir los próximos pasos. Pero no convocarán al Consell -máximo órgano de decisión de Esquerra- hasta que pase diciembre, por lo que se ajustan los tiempos para un debate de investidura cuyas fechas se preveían para el 2, 3 y 5 de enero.
Se antoja difícil, pero no imposible, aunque los independentistas insisten en no querer dejarse llevar por «las prisas».
Entre tanto, el Congreso no solo está pendiente de cuándo se celebrará la votación sobre la reelección de Sánchez como presidente, sino que también sigue sin cerrar una Diputación Permanente. Si 2019 expira sin ese órgano, enero comenzará en «un vacío de poder» que se alargará tanto como tarde en configurarse la Diputación, aseguraron.
Un modo de suplir este «vacío» pasa por que el órgano de gobierno del Congreso declare enero mes hábil y, por tanto, no haría falta que se formara la Diputación; asimismo, se mantendrían los días habituales para la fijación de cualquier debate ante el pleno, que son de martes a viernes, ambos incluidos, según indica el reglamento.
Todo esto no afecta a la convocatoria de la sesión de investidura. El reglamento de la Cámara Baja define el procedimiento para poner una fecha a un debate como este dentro del tiempo catalogado como «inhábil». 
«La Cámara solo podrá celebrar sesiones extraordinarias a petición del Gobierno, de la Diputación Permanente o de la mayoría absoluta de los miembros del Congreso», recalca la normativa de la institución. Por tanto, basta con que el Ejecutivo en funciones curse la solicitud, y entonces «la Presidencia convocará la sesión extraordinaria» con el orden del día que se haya propuesto.
Cuándo lo hará Sánchez es el gran interrogante y, por ello, la actividad de la Cámara avanza muy lentamente una vez constituidos los grupos y distribuidos los escaños y despachos de cada diputado.
sin plazos. Tiempo «físico» (término empleado por la ministra portavoz, Isabel Celaá) para que la sesión comience el 2 de enero aún existe, ya que nada regula el plazo de antelación que debe darse para un debate de estas características. Batet, recibida la notificación del Gobierno, puede incluso comunicar la fecha 24 horas antes, siempre y cuando se asegure de que los diputados estarán a tiempo en el Hemiciclo.
Sería inédito que la segunda votación, previsiblemente la definitiva, puesto que parece descartada la mayoría absoluta necesaria en la primera, tenga lugar el 5 de enero, víspera del Día de Reyes y, además, domingo. Los departamentos de la Cámaras, desde Taquigrafía a Protocolo, incluidos ujieres y agentes de la Comisaría del Congreso, están preparados para afrontar la investidura en caso de que se ubique en una fecha tan señalada. Los trabajadores están sobre aviso.