Osasuna Magna inicia el año ganando un gran partido (5-3)

Asier Cotelo
-

Los navarros impusieron su calidad en un partido de ida y vuelta, donde ambos equipos se repartieron las ocasiones de gol. En la segunda mitad el control local fue mayor

Osasuna Magna inicia el año ganando un gran partido - Foto: CD Xota

Eléctrica primera mitad entre Osasuna Magna y Córdoba. Alternativas tanto en el juego como en el marcador, con dos equipos buscando la portería rival y ejerciendo presión alta.

Al minuto dos de partido se produjo el 0-1 para los visitantes, que por medio de Koseki superaban a Asier Llamas con un balón profundo por el perfil izquierdo. Cruzó bien el esférico ante la salida del meta local. Reaccionó Osasuna Magna con un disparo de Bynho, uno de los hombres más incisivos del Xota, que poco a poco iba a ir acumulando llegadas peligrosas. También Rafa Usín gozó de una clara llegada en un saque de esquina, pero su disparo se marchó desviado ajustado al palo. Sería en el minuto 6 cuando una jugada personal de Mancuso significó el empate (1-1). El jugador brasileño se marchó de dos rivales y puso la pelota en la escuadra. Un golazo.

Un minuto después Dani Saldise obró la remontada, empujando a gol un balón rebotado en el segundo palo. El navarro había sacado una falta lateral y tras asistir a Bynho, el disparo de éste le cayó al navarro para hacer el 2-1. Tras ese gol llegarían varias llegadas consecutivas que Cristian, meta visitante, desbarataría. La más clara la tuvo Roberto Martil en un saque de falta, en el que el capitán navarro se encontró un balón sólo en el segundo palo y no acertó con el marco.

Después de perdonar varias ocasiones de gol, Osasuna Magna lo acabó pagando, ante un Córdoba que nunca renunció al balón y que siempre buscó marcar gol. Así, como si de un combate de boxeo se tratara, los andaluces golpearon con el 2-2. David Leal se hizo con un nuevo balón al espacio que prolongó a gol ante Asier Llamas. Mucho peligro visitante en cada transición ofensiva. Todavía quedaban 10 minutos de partido por delante, tiempo en el que Araça conseguiría hacer el 3-1. Sería a falta de 8 minutos y en una jugada en la que el brasileño se quedaría sin ángulo, pero que su potente chut cruzado iba a sorprender a Cristian y el balón entraría por la escuadra. Otor golazo de los locales para volver a darles la ventaja en el marcador. De ahí al descanso el electrónico no se movería, pero las ocasiones sí que continuaron cayendo de ambos bandos.

Al paso por vestuarios el partido comenzó tal y como lo habíamos dejado en la primera mitad. Juego muy ofensivo y dos equipos que no dudaban en acumular gente en pista rival. Así el primer susto fue para Xota, que vio cómo Bynho perdía un balón y Leal desperdiciaba su disparo. El primer tiro lo detuvo Asier Llamas y tras el rechace, el balón pegó en la madera y salió fuera. A continuación llegó el 3-3 para el Córdoba. Una buena triangulación la aprovechó César para cruzar su disparo y anotar el empate.  

Pese al gol encajado poco a poco el partido fue cayendo de lado local, ya que la mayor calidad de los verdes les permitía hacerse con el control de la pelota y dominar a los andaluces. En el minuto 29 Rafa Usín gozó de un tiro lejano ajustado al palo cayéndose al suelo, lo que le impidió golpear con comodidad. A esa acción le siguió una jugada de los verdes al primer toque, en la que tras un centro de Dani Saldise, Roberto Martil no llegó por poco. Finalmente, en el 31 llegaría el 4-3, siendo Rafa Usín su autor. El tanto del madrileño se produjo al saque de un córner.

De nuevo por delante Osasuna Magna acumuló varias llegadas peligrosas y Cristian mantenía con vida a los suyos, hasta que en el minuto 35 se produjo el 5-3. A una recuperación de Araça le siguió un pase a Eric Martel y tras ganar una rápida carrera asistir a Dani Saldise. El delantero de Irurtzun, solo para anotar, la ajustó a la escuadra.

Rápidamente Córdoba apostó por el portero jugador pero no logró recortar distancias. Incluso estuvo a punto de encajar un nuevo gol, cuando Rafa Usín desde lejos mandó un balón a la madera. También Lolo se topó con la cruceta al enviar un potente chut casi sobre la bocina. Con esa acción moriría el partido y los tres puntos se quedarían en Pamplona.