El Izarra destituye a su entrenador Rodrigo Hernando

J.A. Pastor/ G. Velasco
-

El club tomaba la decisión este lunes después de que la derrota en el descuento frente al Calahorra del domingo devolviera a los estellicas a puestos de descenso. El Izarra sólo ha ganado dos de los catorce partidos disputados en Merkatondoa.

Los malos resultados en casa se han llevado por delante al entrenador del primer equipo del Izarra, a quien el club comunicó ayer su destitución, menos de veinticuatro horas después de haber perdido por cero goles a uno frente al Calahorra. De los últimos dieciocho puntos puestos en juego, el conjunto estellés solo ha podido sumar tres, merced a otros tantos empates, frente a Durango, Langreo, y Gijón. Además en Merkatondoa la afición sólo ha podido celebrar dos victorias, la última hace casi dos meses ante el Arenas de Getxo (1-0) y la anterior por tres goles a dos frente al Gernika en el mes de diciembre.
La derrota del pasado domingo ha dejado al equipo en puestos de descenso, con veintiocho puntos, a tres de la salvación, a falta de tan solo diez jornadas para que termine la liga.
El club, en un escueto comunicado anunciaba este lunes la fulminante destitución del técnico de la siguiente manera:

Rodrigo Hernando cumplía su primera campaña en el Izarra
Rodrigo Hernando cumplía su primera campaña en el Izarra - Foto: @cd_izarra
El club quiere agradecer al técnico Rodrigo Hernando su implicación, esfuerzo, trabajo y dedicación que ha tenido desde el primer día que llegó al C.D. Izarra y así mismo quiere desearle la mejor de las suertes en sus futuros retos profesionales.
Por su parte el ya ex entrenador blanquiazul, hacía pública una nota de agradecimiento redactada en los siguientes términos:
"Hoy dejo de ser entrenador del Club Deportivo izarra. Agradecer a toda la familia izarrista el trato que ha tenido siempre conmigo, a los medios de comunicación el trato que me han brindado todo este tiempo, a los miembros del cuerpo técnico su apoyo incondicional todas estas semanas y a los jugadores por haber respetado y apoyado todas y cada una de las decisiones que se tomaron.
Hubiera preferido otro final y ahora tendré tiempo de analizar los aciertos y errores cometidos, pero seguro que llegaré  a la conclusión de que no cambiaría como he vivido cada uno de los días de esta etapa de mi camino.
Siempre trate de ser justo, honesto y profesional pero disfrutando incluso en los peores momentos, porque soy un firme creyente de que cuando uno disfruta de algo, no quiere perderlo. Hoy me toca perder la oportunidad que se me dio durante esta temporada, pero mantengo intacta la ilusión de seguir creciendo como entrenador en los próximos retos que están por llegar".
De momento no se sabe quién se sentará en el banquillo para dirigir al equipo este próximo fin de semana en Irún.