La vacuna de la gripe ha evitado 200 muertes en Navarra

NATV
-

La campaña de vacunación contra la gripe 2019/2020, que se iniciará el 14 de octubre y finalizará el 30 de noviembre, está dirigida preferentemente a las personas mayores de 60 años, a los adultos y niños (mayores de 6 meses).

El propósito principal de la vacunación antigripal es disminuir el número de personas que contraen la gripe y el número personas que fallecen por esta causa. Así lo ha explicado en rueda de prensa la consejera de Salud del Gobierno foral, Santos Induráin, que ha estado acompañada por el gerente de Atención Primaria, Manuel Carpintero, y el responsable de la sección de Enfermedades Transmisibles y Vacunaciones del Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra, Aurelio Barricarte.

Además de la vacuna antigripal, se facilitará la vacuna antineumocócica 23 valente, para personas mayores de 65 años y pacientes de riesgo que no la hayan recibido nunca. También, se considera un momento adecuado para revisar la vacunación de tétanos y administrar un recuerdo si han transcurrido 10 años desde la última dosis administrada.

Asimismo, se recomienda la vacunación a aquellas personas que puedan transmitir la enfermedad a quienes tienen riesgo de complicaciones si se contagian, como es el personal sanitario, trabajadores y trabajadoras en centros geriátricos o en centros de cuidados de crónicos, personal que presta cuidados domiciliarios o que convivan en el hogar con personas de alto riesgo, incluidos los niños.

La vacunación contra la gripe empieza el 14 de octubreLa vacunación contra la gripe empieza el 14 de octubre - Foto: ARCHIVO

Esta recomendación también se extiende a las fuerzas de seguridad, bomberos, servicios de protección civil, personas que trabajan en los servicios de emergencias sanitarias, trabajadores de instituciones penitenciarias y de centros de internamiento por resolución judicial, y personal docente de cualquier nivel educativo.

EN 2018-19 COBERTURA DEL 60%

La pasada temporada se alcanzó una cobertura del 60%, entre las personas mayores de 65 años (entre los que superaban 60 años se llegó al 52%). Durante la campaña 2019/2020 el objetivo es vacunar al 65% de las personas mayores de 65 años.

En el colectivo de personas con enfermedades crónicas, la cobertura entre los menores de 60 años, se sitúa entre el 14 y el 28%, dependiendo de la dolencia, mientras que, entre los mayores de 60 la cobertura es mayor, entre el 60 y el 70%.

Durante la temporada 2018-2019, se registraron 15.000 casos de gripe en Navarra (frente a los 19.276 de la temporada anterior). De ellos, 480 necesitaron ingreso hospitalario, y, de estos, fallecieron 26 personas.

Ante un proceso gripal se pueden enumerar cinco niveles asistenciales. El primero es el autocuidado. Posteriormente, en segundo lugar, es el realizado por profesionales de Enfermería que atienden telefónicamente posibles dudas en el Consejo Sanitario (tlf 948 290 290 de lunes a viernes de 14.30 a 21.30 horas, y sábados domingo y festivos de 9 a 21 horas). En tercer lugar, acudir al centro de salud habitual en caso de posibles complicaciones, especialmente en personas vulnerables. Posteriormente, el cuarto nivel asistencial son las urgencias extrahospitalarias y, finalmente, el quinto nivel son las urgencias hospitalarias, que deben reservarse para los casos más graves.

QUÉ ES LA GRIPE

La gripe es una enfermedad infecciosa vírica que se transmite fundamentalmente por vía aérea. Se inicia de forma repentina, y entre los síntomas se incluyen la fiebre alta, gran afectación del estado general, dolores de cabeza, dolor muscular, falta de apetito, fatiga, congestión nasal, irritación de garganta, tos, entre otros síntomas.

La mayoría de afectados se recuperan en una o dos semanas sin tratamiento médico, con cuidados en casa y medidas para mejorar los síntomas como reposo y el tratamiento sintomático con analgésicos o antitérmicos (al tener un origen vírico no está indicado el tratamiento antibiótico de la gripe).

Para finalizar, las complicaciones más habituales de la gripe son la neumonía viral primaria, por el propio virus, y la infección respiratoria bacteriana secundaria, que también puede derivar en neumonía, complicaciones que pueden llegar a ser graves.