Bruselas plantea un 'hachazo' del 14% a las ayudas de la PAC

Agencias
-

El Gobierno denuncia que ve «injusta» la partida comunitaria que recorta el presupuesto agrario del bloque para los proximos siete años y que afecta también al 12% de los fondos de cohesión

España ve "insuficiente" la propuesta de la UE para la PAC

Las negociaciones que se están llevando a cabo en Bruselas no están convenciendo al Gobierno de España que ha denunciado que los fondos de la Política Agraria Comunitaria (PAC) se pretenden recortar un 14% con respecto a la aportación de los Veintisiete y del 12% de los fondos de Cohesión. Esto no aporta luz a un sector que está en las últimas semanas en pie de guerra manifestándose por unos precios justos en las ciudades del país.
Se trata de dos partidas para las que España reclama como mínimo mantener los niveles económicos de subvenciones actuales.
La ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, avisó ayer en Bruselas de que el Gobierno considera «injusta» e «insuficiente» la última propuesta de acuerdo trasladada a los socios de la UE para cerrar el Presupuesto común de los próximos siete años en la cumbre de este próximo jueves.
«No es para nosotros, en su forma actual, una base suficiente para llegar a un acuerdo», expresó tras recalcar que el reparto que plantea el documento del pasado viernes a las capitales es «por ahora insuficiente para lograr un consenso».
El borrador, preparado por el presidente del Consejo europeo, Charles Michel, propone un marco financiero plurianual (MFF, por sus siglas en inglés) para el período 2021-2027 del 1.074% de la Renta Nacional Bruta (RNB) del bloque, frente al 1,114% que pide la Comisión Europea o el 1,16% que representa el de la etapa que acaba este año para los Veintisiete.
Este Presupuesto incluye un recorte del 14% para la PAC y del 12% en los fondos de Cohesión, aunque permitiría una mayor flexibilidad a los Estados miembros en su gestión, con el argumento de que es necesario dotar de mayores recursos otras políticas ahora prioritarias en la agenda de la UE como la lucha contra el cambio climático y la transición digital.
«No reconoce el papel de la agricultura como elemento de cohesión y como marco fundamental para la transición ecológica», se quejó González Laya a su llegada a Bruselas, en donde también se celebró ayer una reunión de Asuntos Generales de la UE para preparar la cumbre extraordinaria de jefes de Estado y de Gobierno comunitarios de este jueves convocada para negociar las Cuentas generales.
La jefa de la diplomacia española también denunció la oferta de Michel «insuficiente en su ambición» y advirtió de que si el bloque aspira a ganar peso geopolítico debería también reflejar tal ambición en el próximo presupuesto.
«Es injusta en su reparto, pensamos que no acaba de resolver los problemas de divergencia dentro de la Unión Europea que han ocurrido desde la crisis de 2008», argumentó, si bien añadió que España asiste a las negociaciones con espíritu «constructivo» y confía en cerrar finalmente un pacto.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, acudirá a la cumbre del jueves «con la mejor de las disposiciones», aunque la propuesta no es suficiente por ahora para contar con el respaldo de España.
Por ello, añadió la ministra, España buscará que se llegue a un consenso «lo antes posible» aunque no aclaró si tiene esperanzas de que se logre en esta primera cita o exigirá contactos más a largo plazo. «Nos importa que se atienda a las necesidades de los agricultores más que a la prisa o a las fechas para llegar a un acuerdo», remachó.
España y otra quincena de países del sur y del este mantienen un frente común en el que piden un presupuesto del 1,3% que garantice la fortaleza de estas políticas tradicionales frente a otros Estados como Países Bajos, Suecia, Dinamarca o Austria que rechazan de plano cualquier mejora y exigen como techo el 1% de la renta nacional bruta.