Rober Ibáñez da el duodécimo triunfo consecutivo en El Sadar

Gonzalo Velasco
-
Rober Ibáñez da el duodécimo triunfo consecutivo en El Sadar

1
Osasuna
0
Extremadura
Finalizado
Un tanto del valenciano a la media hora de encuentro fue suficiente para que Osasuna doblegará al Extremadura en Pamplona. Jornada redonda para los navarros pues, a falta del partido del Dépor, el resto de rivales directos por el ascenso pincharon.

Juan Villar retornó al once titular tras lesión en detrimento de Brandon. Lo propio hizo Rubén Martínez bajo los palos de la portería de Osasuna en lugar de Sergio Herrera, quien había jugado los dos últimos encuentros tras diez meses lesionado. La vuelta de Oier al centro del campo en vez de Perea fue el tercer cambio con respecto al equipo que arrancó el partido en Tenerife. El técnico vasco arriesgó alineando de inicio a sus dos centrales titulares, Unai y David García, dos de los apercibidos en la escuadra navarra.

El primer acercamiento local tuvo lugar en el minuto 4 con una contra. Apertura de Mérida a Torres, le dobla Vidal quien termina centrando raso para Villar. El onubense no acertó con el disparo.

El poblado centro del campo del Extremadura complicó el juego local que demostró, una vez más, estar cómodo jugando a la contra. Así logró sacar un segundo córner que botó Rubén García y conectó Unai. El cabezazo se marchó ligeramente desviado. Los visitantes no probaron a Rubén hasta el minuto 21 cuando, tras una buena combinación en zona de tres cuartos, Bastos disparó radio y flojo; sin mayores dificultades para el portero gallego de Osasuna.

Osasuna abrió la lata a la media hora de partido a través de Rober Ibáñez. El valenciano se zafó de dos defensas rivales en el área pequeña y picó el balón al achique de Casto. El extremo rojillo vio puerta contraria por segunda semana consecutiva. Alentado por su afición, los locales buscaron el segundo antes del descanso. Villar gozó de una buena oportunidad tres minutos más tarde. El andaluz pudo centrar atrás para Torres, sólo en el centro del área, pero se decantó por un disparo que se marchó por encima del larguero. Villar remató acto seguido un centro de Mérida pero su testarazo se marchó bastante desviado. Fue en este último tercio de la primera parte donde Osasuna realizó sus mejores minutos. Sin embargo, los navarros no gozaron de claras ocasiones sobre el marco de Casto, si bien disfrutaron de una buena cantidad de infructuosos saques de esquina.

Mosquera movió el banquillo en el descanso sacando a Ortuño al terreno de juego en lugar de Reyes. Y en el segundo minuto tras la reanudación llegó la mejor ocasión extremeña hasta el momento con el disparo al larguero de Perea. Un chut desde la frontal que se topó con la madera. Osasuna respondió por medio de Mérida. El catalán probó suerte con un lanzamiento raso desde lejos que atrapó Casto. o mismo hizo con un chut que el defensa David García cazó en el área en un rechace a una falta lateral. Por debajo en el marcador, el Extremadura dio un paso adelante y comenzó a cercar la meta de Rubén Martínez.  El gallego sacó un mano salvadora a un centro bombeado ante la llegada de dos jugadores rivales. Su acción evitó el claro remate visitante en el área pequeña. Perea también tuvo su ocasión cuando, tras recortar a Vidal en el pico del área, pegó un derechazo raso que detuvo el portero de Osasuna. Los navarros quisieron desquitarse la presión del Extremadura gozando de mayor posesión en campo rival. David García conectó un cabezazo a la salida de un córner a falta de media hora pero Casto atrapó el esférico. Los locales estuvieron mejor con la salida de un peleón Brandon Thomas. No se produjeron grandes ocasiones de peligro hasta el final del choque. Sin embargo, la renta mínima propició nervios en la grada cuando el Extremadura se acercaba tímidamente al área rival. Osasuna aguantó con su portería a cero y consolidó su liderato tras el traspiés en Tenerife.

Minuto de silencio 

Antes de que el colegiado andaluz Domínguez Cervantes decretara el inicio del choque, se guardó un minuto de silencio en recuerdo al expresidente de Osasuna, Javier Miranda, fallecido esta semana. Los jugadores locales portaron brazaletes negros en su homenaje. Miranda fue el máximo mandatario rojillo de 1998 a 2002. Durante su legislatura, Osasuna logró el ascenso a Primera división y se mantuvo en la máxima categoría. Así lo logró durante catorce temporadas consecutivas en la que los navarros disfrutaron de los años deportivos más dorados de su historia. Parte de la familia de Miranda acudía al palco presidencial invitada por el club. 

Rober Ibáñez da el duodécimo triunfo consecutivo en El Sadar
Rober Ibáñez da el duodécimo triunfo consecutivo en El Sadar