Sánchez admite que desconfía de Iglesias

SPC
-

El presidente en funciones coincide con el Rey en la necesidad de alcanzar una solución al bloqueo político pero reconoce que existe un recelo mutuo con el líder de Unidas Podemos

Sánchez admite que desconfía de Iglesias - Foto: Ballesteros

El Gobierno cumplió ayer 100 días en funciones y, a apenas mes y medio de que tengan que convocarse elecciones si no hay investidura el 23 de septiembre, no hay visos de pacto entre PSOE y Podemos. De hecho, aunque el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, asegura que coincide con el Rey en la percepción de que los españoles no quieren una repetición de comicios, y sostiene que trabajará para conseguir formar un Gabinete, reconoce que, tras las negociaciones fallidas con la formación de Pablo Iglesias, existe una «desconfianza recíproca» entre los dos partidos. 
Así lo afirmó en una breve comparecencia ayer, tras reunirse con Felipe VI en el Palacio de Marivent, en Palma de Mallorca, un despacho al que llegó con casi una hora de retraso ya que antes celebró en Madrid uno de los encuentros sectoriales en los que se ha embarcado con el fin de actualizar su programa de Gobierno. 
Según fuentes de La Moncloa, Sánchez le trasladó al Rey la necesidad de que se forme un Ejecutivo cuanto antes, «para poder afrontar con urgencia los grandes retos a los que se enfrenta España» y le transmitió su deseo de evitar la repetición de elecciones. También le informó de su ronda de reuniones con distintos colectivos. 
Con esas citas, el líder del PSOE aspira a presentar una propuesta con la que recabar el «apoyo» de la formación morada y, para no depender del independentismo, la abstención de PP y Ciudadanos. A populares y naranjas, precisamente, les acusó de bloquear la formación del único Gabinete posible por «intereses partidarios». 
Con Unidas Podemos, en cambio, podría negociarse una fórmula como la que existe en Portugal -un acuerdo programático-, «un pacto de investidura o de legislatura», pero no una coalición de Gobierno, porque Iglesias ya la rechazó. 
En este punto, recordó a su otrora socio preferente que su argumento para insistir en la coalición era su «supuesta desconfianza» en el PSOE como gobernante y le advirtió de que, de tanto oírselo, ha terminado por recelar él de Podemos también. «Es recíproco, y máxime cuando la investidura falló», remarcó. Además, acusó a Podemos de pretender crear «dos Ejecutivos en uno y no uno cohesionado y plural, y opinó que las últimas declaraciones de sus dirigentes demuestran que eso no ha cambiado. 
Investidura fallida. «Continúa la desconfianza y su planteamiento de Ejecutivo de compartimentación», constató Sánchez, para acto seguido reconocer que es evidente que «hay que buscar fórmulas». «No tiro la toalla, pero sí saco una lectura crítica de lo que ocurrió en la investidura», añadió, justificando así su decisión de «empezar de cero, por los contenidos». 
Lo que no se puede, abundó el presidente, es «fiar la buena marcha de la economía y la creación de empleo al ciclo económico», sino que será necesario hacer reformas, y para eso tiene que haber un Gabinete en plenitud de funciones. 
Esta fue la primera comparecencia de Sánchez desde que el jefe de Estado manifestó públicamente que lo mejor sería encontrar una solución antes de que se tengan que convocar elecciones. A juicio del líder socialista, el Rey expresó «con mucho acierto» lo que quieren la gran mayoría de españoles. 
Es más, en su opinión, lo que la sociedad desea es que se materialice el resultado de las urnas y que haya «un Gobierno progresista que no dependa del secesionismo». Y, para ello, reclamó la abstención de PP y de Ciudadanos y les acusó de bloquear la única opción posible «por un interés partidario, que nada tiene que ver con el general». 
Sin embargo, Sánchez evitó responder a la pregunta de si se arrepiente de su no es no a Mariano Rajoy en 2016 o si sigue pensando, como entonces, que puede gobernar un líder que no sea el más votado. Ahora, apuntó, él pide al PP responsabilidad teniendo en cuenta que no es posible un Gobierno alternativo a uno liderado por el PSOE. Cuando plantean «otras opciones», aseveró, los populares «lo que están haciendo es abocar al país a una repetición electoral, que es una tremenda irresponsabilidad». 
Convencido de que los ciudadanos quieren un Ejecutivo que no dependa del independentismo, dejó claro que no está en sus planes hablar con ERC ni con JxCat para la investidura, sino que se centrará en hacerlo con los líderes de las «tres grandes fuerzas» que «verdaderamente tienen la llave para desbloquear»: Pablo Iglesias (Unidas Podemos), Pablo Casado (PP) y Albert Rivera (Ciudadanos), de quien espera que «en esta ocasión, se digne» a reunirse con él.