El fin de la vía ucraniana en los vientres de alquiler

SPC
-

Exteriores inscribe a los 39 casos pendientes de bebés ya nacidos en el país eslavo, pero anuncia que a partir de ahora el único camino será solicitar el pasaporte del niño a las autoridades locales

El fin de la vía ucraniana en los vientres de alquiler - Foto: Nadjejda Vicente

La embajada española en Ucrania anunció ayer que dejará de inscribir bebés nacidos mediante vientre de alquiler como venía haciendo hasta ahora, es decir, aceptando una prueba de ADN de uno de los progenitores.
Según confirmó el Ministerio de Exteriores solo se tramitarán, de manera extraordinaria, los expedientes pendientes, un total de 39, que se encontraban paralizados desde el pasado diciembre.
A partir de ahora, los familiares de los niños que nazcan por esta técnica de gestación subrogada deberán solicitar el pasaporte ucraniano para salir del país, porque la Embajada española ya no autorizará nuevos expedientes de inscripción, después de que el Ministerio de Justicia dejara sin efecto una instrucción del pasado viernes 16 de febrero que permitía el registro mediante pruebas de paternidad. 
Las mismas fuentes indicaron que esta decisión responde al principio del interés superior de los menores y que, por ello, la Embajada va a completar los procesos de los 39 bebés ya nacidos conforme al comunicado del Ministerio de Justicia de dar una solución a quienes se había visto perjudicados. 
Además, desde Exteriores señalaron que con el fin de acelerar los expedientes pendientes se va a enviar a un funcionario para reforzar la atención consular mientras que la Embajada de España en Kiev está realizando gestiones con las autoridades ucranianas para que, dentro de la legalidad, faciliten el documento de viaje o pasaporte para estos menores en lo sucesivo. 
La legación diplomática lamentó los perjuicios que haya podido ocasionar esta situación, pero recordó que ya desde 2016 el Gobierno desaconsejaba recurrir a estos procesos de gestación subrogada en Ucrania, donde la Fiscalía de este país investiga posibles casos de tráfico de menores en una clínica.
Los que nazcan a partir de ahora -hay decenas de familias inmersas en estos procesos en Ucrania- tendrán como única vía para salir del país la solicitud del pasaporte ucraniano del menor. Ya en España, el padre deberá obtener una sentencia de filiación y su cónyuge iniciar un proceso de coadopción.