Un Volatín muy especial en Tudela rememora sus orígenes

NATV
-

El Volatín ha homenajeado este año a la Orden que lleva su nombre y que lo recuperó en su formato actual hace 50 años y a la modista que lo ha vestido todo este tiempo. La Plaza de los Fueros de Tudela se ha llenado para presenciar el acto.

La Orden del Volatín ha reivindicado este sábado la tradición tudelana que le dio su nombre hace ahora 50 años, cuando "recuperó la ceremonia de El Volatín con su formato actual", ha dicho en su pregón Rafael Remírez de Ganuza, presidente de la entidad.

Desde un balcón de la Casa del Reloj, en la plaza de los Fueros de la capital ribera, Remírez de Ganuza se ha dirigido a los miles de vecinos y visitantes congregados en esta céntrica zona de la ciudad para presenciar la quema de un muñeco que simboliza a Judas, acto de declarado Fiesta de Interés Turístico Nacional.
Un Volatín muy especial en Tudela rememora sus orígenesUn Volatín muy especial en Tudela rememora sus orígenes - Foto:
Precisamente esa condición de "festejo único en España" ha sido subrayada por Remírez de Ganuza, quien ha agradecido al Ayuntamiento de Tudela su elección como pregoneros para conmemorar el cincuentenario de la Orden del Volatín y ha señalado que se trata de un "acto necesario" para "cerrar la pasión de Jesús y dar paso a la Resurrección".

En referencia al muñeco enmascarado que protagoniza la ceremonia, vestido con una indumentaria diferente cada año y que lleva consigo un petardo en la boca para hacerlo arder, Remírez de Ganuza ha recordado que el mensaje de la ceremonia es "sencillo", invita a "quitarnos las caretas y aflorar lo bueno que llevamos dentro".

El presidente de la orden ha rememorado además la antigüedad de esta tradición que, pese a ser recuperada en el siglo pasado, "tiene más de 400 años y ha llegado a nuestros días con el mismo sentido que en sus inicios".

Tras declarar que la orden se siente "orgullosa de las tradiciones de su ciudad", ha invitado a tudelanos y visitantes a acudir mañana domingo a la Bajada del Ángel, el acto que cierra la Semana Santa y que protagonizará la niña Daniella Garro.

La ceremonia de El Volatín de este 2019, además de un tributo a la sociedad que preside Remírez de Ganuza, también ha tenido un guiño para Tere Garijo, la tudelana que durante medio siglo vistió al muñeco de madera, que esta vez ha lucido una indumentaria de costurera y una peluca para recordar a la modista.

Ana Gil, la encargada de vestirlo durante la última década tras tomar el relevo de Garijo, fallecido el año pasado, ha considerado que era un "homenaje merecido y necesario" con el fin de "reconocer la labor de la modista durante muchísimos años".

Por su parte, el alcalde de Tudela, Eneko Larrarte, ha definido la ceremonia como "muy emocionante" y ha destacado que la plaza estaba "abarrotada como hacía mucho tiempo que no presenciaba".

Además, Larrarte ha deseado que mañana "salga bien" la celebración de la Bajada del Ángel y Daniella "disfrute en su papel de Ángel a la vez que los asistentes a la plaza de los Fueros se vienen arriba".

Por otro lado, el alcalde también espera que, cuando llegue el momento de las tradicionales comidas de cuadrilla en huertos y en el Soto de Las Norias, junto al río Ebro, "el discurrir del día se dé sin ningún tipo de incidente"