Ollo anima a que los jóvenes participen en derechos humanos

NATV
-

La Dirección General de Paz, Convivencia y Derechos Humanos del Gobierno foral ha programado tres sesiones de la obra de teatro 'Barro' con el objetivo de continuar trabajando en la transmisión intergeneracional de la memoria y los derechos humanos.

Ollo anima a que los jóvenes participen en derechos humanos - Foto: ARCHIVO

A la primera de las sesiones matinales ha asistido alumnado de la Escuela de Arte, Jesuitinas, IES Iturrama, IES Askatasuna e IES Marqués de Villena. A la segunda, alumnado de la Ikastola Paz de Ziganda, y los IES Alaiz, Zizur, Valle del Ebro, Navarro Villoslada, Eunate y Basoko.

Además, unas 300 personas asistieron este martes por la tarde a la representación de la obra programada y dirigida al público general.

'Barro' es una obra escrita por Guillem Clua y Nando López y está ambientada en la Primera Guerra Mundial. Dirigida por José Luis Arellano, narra el sufrimiento que supone una contienda bélica a través de la experiencia de cinco jóvenes soldados, dos alemanes y tres franceses, en "una contienda masiva en la que se disparaba sin ver al enemigo".

Al inicio de la segunda sesión, la consejera de Relaciones Ciudadanas, Ana Ollo, se ha dirigido al público presente. "Todas las actividades que organizamos desde la dirección general las hacemos con la mirada puesta en la juventud. La memoria no es cuestión de pasado. Es fundamental en nuestro presente y, gracias a vosotros, lo será en el futuro", ha dicho.

"Cuando nos acercamos a la historia, puede parecer que estamos mirando al pasado, a algo lejano. Pero esa mirada puede estar centrada en la memoria y en la defensa de los derechos humanos. Una mirada que hace el pasado presente y el presente futuro", ha concluido.

TRANSMISIÓN INTERGENERACIONAL

El Programa Escuelas con Memoria por la Paz y la Convivencia se puso en marcha desde la Dirección General de Paz, Convivencia y Derechos Humanos con el objetivo de poner a disposición de los centros escolares diversas herramientas formativas y educativas que posibilitan tanto al alumnado como al profesorado y a las familias abordar distintos aspectos de la memoria, la convivencia y los derechos humanos.

Este curso, más de 13.000 alumnos van a participar en las diferentes actividades programadas con el objetivo de "avanzar en la construcción de una convivencia sólida y de una cultura de paz a través del respeto a las diferentes formas de expresar y verbalizar un conflicto para poder abordar su solución de manera positiva".

A través de las distintas acciones se dan a conocer cuáles son las crisis humanitarias más importantes a nivel mundial y reflexionar sobre las vulneraciones a los derechos humanos en estos contextos; experimentar y pensar sobre el daño y la conflictividad que producen las actitudes negativas y prejuicios que se ponen en riesgo la convivencia entre personas de diferente etnia, cultura, ideología, religión, etc., ha añadido el Ejecutivo.

Por su parte, Escuelas con Memoria pretende generar un trabajo en red en torno a la memoria histórica, "reflexionando sobre la importancia de la memoria como herramienta de aprendizaje educativo".

Desde su puesta en marcha en 2016, miles de alumnos han participado en representaciones artísticas como la de hoy, visitas a fosas y exhumaciones, cursos formativos o encuentros intergeneracionales.