El defensor de La Manada, "estupefacto" recurrirá la condena

NATV
-

El abogado defensor, Agustín Martínez Becerra, ha mostrado hoy su "estupefacción porque a una persona le vayan a caer veinte años y tres meses por los hechos ocurridos en Pamplona" tras conocer la nueva condena a dos de sus cinco defendidos.

Martínez, que asiste en Córdoba a la vista oral de la otra causa que surgió de la investigación de los hechos ocurridos en los Sanfermines de 2016, donde están acusados cuatro de sus clientes, defendió que "el principio de proporcionalidad debe regir en cualquier tipo de sanción penal".

El letrado anunció a los periodistas que recurrirá la sentencia de la Audiencia de Navarra, conocida hoy, por la que se condena a 3 años y 3 meses de prisión y 5.670 euros de multa, como autores de un delito contra la intimidad, a Antonio Manuel Guerrero y Alfonso Cabezuelo, por grabar la violación grupal de Pamplona
El defensor de la ManadaEl defensor de la Manada - Foto: Pepo Herrera Pepo Herrera
Estos dos integrantes de La Manada, junto a José Ángel Prenda y Jesús Escudero, son juzgados desde el lunes en Córdoba por un delito de abusos sexuales y otros contra la intimidad que se descubrieron en otro vídeo que distribuyeron en dos grupos de mensajería y que la Policía Foral de Navarra encontró cuando investigada el caso de los Sanfermines.

Para el abogado, "aún admitiendo, porque no puede ser de otra manera porque así el Supremo lo ha dictado, que se produjesen esos hechos, me da la sensación de que absolutos criminales que han acabado con la vida de personas de manera absolutamente execrable, van a tener una pena inferior a la que a estas personas les han caído".

En su opinión, "si unos hechos se han cometido, se deben pagar por ellos", pero para encontrar "veinte años y tres meses para una persona habrá que buscar en los anales de las condenas".

Sobre el caso que se juzga en Córdoba, el letrado lamentó que la lentitud en su tramitación en un Juzgado de Instrucción de Pozoblanco diese ocasión a la víctima de Pamplona a corregir el defecto de la ausencia de denuncia que motivó un primer archivo de la causa por el delito contra la intimidad por la Audiencia de Navarra, una acción que ha acabado ahora con esta nueva condena.

En el caso que se juzga hasta mañana en Córdoba, cuatro de los cinco condenados en Pamplona son acusados de abusar de una joven que conocieron en la Feria de Torrecampo en abril de 2016, a la que trasladaron en su vehículo hasta la vecina localidad de Pozoblanco.

Ayer, la supuesta víctima, que declaró a puerta cerrada y separada por una mampara de los acusados, afirmó no recordar nada de lo que ocurrió en el vehículo, lo que ha venido a abundar en la teoría de que pudo ser drogada.

La Fiscalía pide tres años de prisión para cada uno de los cuatro acusados por el delito de abusos sexuales y otros cuatro años por el delito contra la intimidad.

Agustín Martínez, antes de entrar a la Ciudad de la Justicia de Córdoba, rechazó la versión de la víctima: "Sí quedó claro, por todos los testigos, incluso amigos de ella, que se baja en Pozoblanco por su propio pie", por lo que "no ocurren los hechos como ella dice".

Hoy declaran en la vista oral los miembros de la Policía Foral que instruyeron el caso y que descubrieron el vídeo que ha dado lugar a este proceso, prueba cuya nulidad solicita la defensa al entender que carecían de autorización judicial para analizar el teléfono móvil más allá de los días 6 y 7 de julio de 2016, cuando sucedieron los hechos en Pamplona.