El Encino de las Tres Patas, noveno Árbol Europeo

NATV
-

El árbol navarro de 1.200 años, el Encino de las Tres Patas en Mendaza, ha quedado en novena posición en el Concurso Árbol Europeo del Año 2020.

El Guardián Checo de la Aldea Inundada, de la República Checa, se ha alzado con el primer premio, con 47.226 votos.

El segundo puesto ha sido para un árbol de Croacia, con 28.060 votos, y el tercero para el chopo solitario de Rusia con 27.411 votos, mientras que el representante español obtuvo 14.456 votos, situándose en la novena posición de un total de dieciséis países europeos que han participado en este concurso.
El Encino de las Tres Patas, noveno Árbol EuropeoEl Encino de las Tres Patas, noveno Árbol Europeo - Foto: ARCHIVO
El ganador del concurso europeo se elige a través de una votación popular online y en noviembre de 2019, el Encino de las Tres Patas fue elegido por votación popular como representante español en el concurso europeo, superando a otros 10 ejemplares que se presentaron a la fase nacional, han explicado desde Bosques sin fronteras, entidad organizadora en España.

El certamen que este año ha cumplido su décima edición “destacar la importancia de los árboles en el patrimonio natural y cultural de Europa”.

El Encino de las Tres Patas esta ubicado en el paraje de La Laguna, entre la ermita de Santa Coloma y el pueblo de Mendaza (Navarra), es un ejemplar de Quercus Ilex de 1.200 años, uno de las más antiguos del territorio español y uno de los atractivos principales de la zona. Había sido elegido Árbol Español de 2020.

Con 15,7 metros de altura, unos 20 de envergadura en la copa y un tronco de 7,7 metros de diámetro hueco en su interior y apoyado en tres patas, es un ejemplar único en Europa.

El concurso “no busca al más bello sino a aquel que aglutina una historia junto a un profundo arraigo con la zona en la que se encuentra”, ha señalado la asociación Bosques Sin Fronteras, que organiza el concurso del bosque del año en España.

La consejera de Desarrollo Rural y Medio Ambiente, Itziar Gómez, destacó durante la campaña de difusión de la candidatura el pasado febrero que “este árbol monumental genera un valor paisajístico incuestionable y también un elevado interés ecológico gracias a que su estructura es la adecuada para el refugio de una variada fauna”.