Anfac reclama una ley de movilidad

SPC
-

La Asociación Española de Fabricantes de Automóviles plantea 50 medidas para una transición inteligente, ordenada y justa

Anfac reclama una ley de movilidad

La Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac) ha presentado su plan de Movilidad, que contempla, entre sus propuestas, la creación de una ley específica con ayudas a la renovación del parque automovilístico, así como eliminar el impuesto de matriculación y actualizar el de circulación, vinculándolo al uso y no a la compra. 
El objetivo es crear una estrategia de movilidad «uniforme, coherente y comprensible» y que sirva para mejorar la eficiencia y la seguridad del transporte por carretera en España. Desde la organización apuntan que buscan acabar con la situación de incertidumbre que vive el consumidor y que está afectando al mercado, ya que los conductores están retrasando su decisión de compra hasta que se aclare la situación. 
Así, este nuevo plan tiene el objetivo de proponer la puesta en marcha de una estrategia país hacia una movilidad que asegure el desarrollo sostenible, el crecimiento económico y la innovación en combinación con el derecho a moverse con libertad, seguridad y de una forma asequible. 
En esta línea, el programa recoge recomendaciones en diferentes ámbitos vinculados a la movilidad como la renovación del parque, la fiscalidad basada en criterios medioambientales, el uso más eficiente del transporte, la mejora de las infraestructuras o la optimización logística, entre otros. 
Su presidente, José Vicente de los Mozos ha subrayado que dentro de las 50 medidas se encuentran acciones que ya están implementándose en otros países y ha destacado la importancia del tiempo a la hora de poner en marcha iniciativas y que los nuevos gobiernos crean en el sector. «Es necesario que España sea referencia en Europa en la toma de medidas para el futuro de la movilidad», señala.
La primera de las recomendaciones es crear una Ley de Movilidad que contemple un marco de ayudas para favorecer la transición hacia una movilidad de bajas y cero emisiones, así como una fiscalidad renovada para el automóvil. 
Así, demandan la implementación de un plan estructural de renovación del parque automovilístico, que tenga una duración de varios años, una dotación mínima de 150 millones de euros y que esté basado en la neutralidad tecnológica, de forma que contemple todas las tecnologías alternativas disponibles. Anfac ha propuesto a los partidos un programa de tres años, con una dotación de 200 millones de euros en cada ejercicio. 
También se aboga por una dotación presupuestaria con líneas específicas para fomentar la implantación de puntos de recarga de vehículos eléctricos. Igualmente, se reclaman líneas de ayuda para el suministro de gas natural y financiación específicas para el despliegue de una red de puntos de repostaje de hidrógeno. 
FISCALIDAD. Otro de los aspectos más destacados de la Ley de Movilidad que propone Anfac es la renovación de la fiscalidad del automóvil sobre criterios medioambientales, eliminando el impuesto de matriculación y reformulando el de circulación, de forma que esté vinculado al uso y no a la compra. 
Entre las ventajas de esta reforma fiscal, según la asociación, se encuentran el que tiene en cuenta la tecnología de los vehículos, así como que permite modular el impuesto según sus emisiones, favorece la gestión eficiente de la transición tecnológica del sector. Esto está en línea con la propuesta del Plan Nacional de Calidad del Aire o transformar los impuestos actuales en uno único medioambiental en línea con las exigencias europeas. 
 Otras propuestas fiscales de Anfac son la creación de un IVA reducido al 10% para los vehículos alternativos, la modulación del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales para los turismos en función de su antigüedad o introducir deducciones en el Impuesto de Sociedades en la compra de coches eficientes.