Balance de legislatura: economía, fiscalidad y empleo

Vera Villafranca
-

En todas las citas electorales mucho se habla de impuestos. En materia fiscal, esta legislatura se ha desarrollado en Navarra en torno a una gran polémica por las sucesivas reformas puestas en marcha por el Gobierno de Uxue Barkos.

Se trata de reformas que han permitido una mayor recaudación, aunque según la oposición, a costa de cargar de impuestos a las rentas medias y a las empresas. También las madres han sido noticia, ya que Navarra es la única comunidad que no ha devuelto el IRPF de las bajas por maternidad tras la sentencia del Supremo. Las madres navarras protestaron y salieron a la calle. Han sido las únicas de todo el país a las que no se ha devuelto su dinero tras sentenciar  el Tribunal Supremo que la prestación por maternidad no paga IRPF. Aunque de nada sirvió el ruido mediático,  ni las reuniones con la Presidenta y el cuatripartito, ni los intentos vía leyes en el Parlamento de la oposición.

REFORMA FISCAL

Pero, si este asunto ha sido polémico, las sucesivas reformas fiscales del Gobierno han sido uno de los asuntos más presentes durante toda la legislatura en el debate político. Al inicio de la legislatura y para afrontar la difícil situación financiera, el Gobierno puso en marcha sucesivas  reformas fiscales. Una fiscalidad más equitativa y re distributiva, según el ejecutivo de Barkos. Sin embargo, una sangría de impuestos, para la oposición.

Balance de legislatura: economía, fiscalidad y empleo
Balance de legislatura: economía, fiscalidad y empleo - Foto:

ECONOMÍA Y EMPLEO

En lo macroeconómico, Navarra cierra la legislatura con buenas cifras. El PIB ha crecido por encima de la media nacional, concretamente un 3,2% en los dos últimos años.

Buenas cifras también en creación de empleo, según la Encuesta de Población Activa, un 8%. Asimismo, la oposición denuncia que el Gobierno ha sido incapaz de pactar un plan de empleo con los agentes sociales y  los sindicatos llevan meses denunciando. Sin embargo, una gran temporalidad y precariedad en los contratos: hay 61.000 contratos temporales y 51.000 personas trabajando a tiempo parcial.