Chivite inicia ronda de contactos para ser presidenta

NATV
-
Chivite inicia mañana ronda de contactos para ser presidenta - Foto: Archivo

La candidata socialista, María Chivite, y la presidenta en funciones y líder de Geroa Bai, Uxue Barkos, guardaron silencio el martes, en la víspera de la reunión con la que se iniciará una ronda de contactos de cara a la formación de Gobierno.

La iniciativa la ha tomado Chivite, que como segunda fuerza en el Parlamento foral, con 11 escaños, quiere liderar en Navarra un gobierno de progreso para el que ha descartado desde un principio a EH Bildu, la "línea roja" del PSN y con la que este partido "no acordará nada".
Con este veto, Chivite se ha planteado pactar el Ejecutivo con Geroa Bai (9), Podemos (2) e Izquierda-Ezkerra (1), en total 23 escaños de los 50 que tiene el Parlamento foral.
"Terminaremos lo que empezó el 28 de abril con las elecciones generales en España y lo que hace doce años no pudimos concluir en Navarra", dijo el pasado 27 de mayo, tras la jornada electoral, en referencia al verano de 2007 cuando Ferraz no autorizó un gabinete liderado por el socialista Fernando Puras y apoyado por NaBai, la desaparecida formación del dirigente abertzale Patxi Zabaleta.
"No vamos a defraudar a esa Navarra de progreso que quiere convivir y hacerlo en un marco de políticas públicas que garanticen el Estado del Bienestar y nuestro régimen foral", aseguró ese día Chivite.
Desde entonces no ha cambiado su discurso pese a que en los últimos días han arreciado las críticas hacia ella desde otras formaciones y en el PSOE se han escuchado voces contrarias a una investidura con la abstención de Bildu.
Al respecto este martes el secretario de Organización, José Luis Ábalos, ha apuntado que el problema no es tanto esa abstención como el garantizar la estabilidad del Ejecutivo.
Será mañana cuando probablemente Chivite tenga que dar alguna explicación a Barkos sobre el escenario en el que se mueve, como el jueves y el viernes a Podemos e I-E en las reuniones que tiene ya cerradas con ambas formaciones.
De entrada sabe que, aunque tengan que negociar un programa y un gobierno, las tres fuerzas tienen buena disposición para llegar a un acuerdo que cierre el paso a Javier Esparza, el candidato de la plataforma Navarra Suma, formada por UPN, PP y Ciudadanos.
Y lo cierto es que si Chivite no rectifica, a día de hoy Esparza no tiene posibilidades de presidir Navarra después de que la socialista le haya negado cualquier tipo de apoyo y advertido de que su "única" opción es conseguir los votos a favor de EH Bildu.
Así, si María Chivite mantiene sus posiciones y el PSOE no le permite finalmente gobernar con la abstención de la izquierda abertzale, que de momento tampoco nadie asegura que la pueda tener, el horizonte que se dibuja es el de una nueva convocatoria de elecciones en octubre.