Piden jubilación parcial para enfermeras y fisioterapeutas

NATV
-
Piden jubilación parcial para enfermeras y fisioterapeutas - Foto: Archivo NATV

El sindicato de Enfermería ha reclamado al Departamento de Salud que posibilite el acceso voluntario a la jubilación parcial y anticipada para los profesionales de enfermería, fisioterapia y enfermería especializada.

Satse ha justificado esta reclamación "en las condiciones laborales especialmente duras y exigentes que sufren todos los profesionales de enfermería, fisioterapia y enfermería especializada del SNS a lo largo de su trayectoria profesional".

Entre otras, ha citado "el trabajo a turnos, de noche o en fin de semana, las rotaciones o las guardias, así como la permanencia en centros y servicios particularmente penosos y difíciles, sin olvidar los riesgos latentes inherentes a su labor profesional".

En opinión del sindicato, "todas estas situaciones, atendiendo a numerosos estudios científicos que lo demuestran, favorecen el deterioro de la salud de los profesionales y la aparición de enfermedades, como el cáncer, trastornos gastrointestinales o procesos cardiovasculares".

Unas "gravosas condiciones laborales" que, a juicio de Satse, "conllevan un innegable desgaste y deterioro físico y psíquico que se va acrecentando con el paso de los años y que claramente justifica que aquel enfermero o enfermera, especialista o fisioterapeuta que así lo desee pueda optar por jubilarse antes de la edad estipulada en la actualidad o que, si lo entiende más pertinente, lo haga de manera parcial y pueda seguir trabajando, aunque menos horas de las que le correspondería".

Al respecto de la jubilación, el sindicato ha afirmado que respeta "escrupulosamente" la "legítima reivindicación del colectivo médico para jubilarse a los 70 años", pero ha destacado que, "por el contrario, a los profesionales de enfermería, especialistas y fisioterapeutas, se les impide poder jubilarse a los 60 años, sin pérdida retributiva, como así lo realizan otros profesionales de otros sectores, que incluso lo pueden hacer a partir de los 55 años".

A juicio de Satse, "dicha circunstancia no debe conllevar ningún tipo de pérdida económica para el profesional afectado, ya que, de ser así, supondría un inconveniente decisivo en la mayoría de los casos que condicionaría al profesional a no poder dar el paso deseado".