Tres derrotas envían a los 'Leone7s' a la consolación

EFE
-
Tres derrotas envían a los 'Leone7s' a la consolación - Foto: WILL OLIVER

España pierde ante Estados Unidos (5-29), Australia (12-42) y Gales (17-21) en la primera jornada del torneo de Londres

La selección española de rugby 7 disputará este domingo el trofeo de consolación del torneo de Londres, penúltima de las diez etapas de las Series Mundiales, tras una primera jornada en la que perdió consecutivamente ante Estados Unidos (5-29), Australia (12-42) y Gales (17-21).

El líder de las Series Mundiales, Estados Unidos, constituía un debut peliagudo para España en el estadio de Twickenham, donde el velocista Carlin Isles, máximo anotador de la temporada, puso en ventaja a su equipo a los treinta segundos y Ben Pinkelman abrió la primera brecha (0-12) en el tanteo a los dos minutos.

Tras una fase de dominio estéril de los españoles, Isles volvió a ensayar al filo del descanso, decidiendo un duelo en cuya segunda mitad los norteamericanos ampliaron su renta mediante Perry Baker y Brett Thompson, y Pablo Fontes, con una escapada por el lado cerrado, logró marcar para los de Pablo Feijóo (5-29).

Una formidable carrera de Alejandro Sánchez de la Rosa por el costado izquierdo, con pase interior a Javier Carrión, permitió al capitán español adelantar a su equipo ante Australia al minuto de juego, si bien los oceánicos restablecieron la igualada en la acción subsiguiente al saque de centro gracias a Ben O'Donnell.

España acampó en la zona de veintidós rival al inicio del segundo periodo pero la buena defensa australiana le impidió marcar, lo que sí volvió a hacer Longbottom después de robar el oval a la salida de una melé y recorrer en solitario 80 metros. Esta acción golpeó el ánimo de los jóvenes jugadores hispanos, que desconectaron en un tramo final de encuentro en el que el marcador se disparó hasta el 12-42 adverso con nuevos ensayos de Henry Hutchinson, Lewis Holland y Longbottom, quien completó un triplete.

El aliciente del duelo que cerró la jornada, contra Gales, era evitar la última plaza del grupo, objetivo que buscaron los británicos tras una marca tempranera de Owen Jenkins, aunque dos magníficos pases de Juan Ramos, uno larguísimo a Javier Carrión y otro de revés a Rafa de Santiago, dieron la vuelta al marcador.
Morgan Williams anotaba en la última acción del primer periodo y las transformaciones de su capitán, Luke Treharne, daban una exigua ventaja a Gales (10-14) al descanso, pero el debutante Sergio Molinero, tras tumbar a un rival con una percusión poderosa, volvía a poner a España por delante dentro de los últimos cinco minutos.
El tramo final sonrió a los galeses, más expertos, que lograron anotar mediante Joe Jenkins, muy habilidoso para plantar el balón de espaldas a pesar del placaje de dos defensores, y evitaron una postrera marca de España con el reloj a cero, al provocar un avant de Tobías Sainz a escasos cinco metros de la zona de ensayo (17-21).